Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP asturiano acusa a Cascos de querer inventarse unas primarias

Suma y sigue en el recrudecimiento de la batalla del PP asturiano a cuenta de la -de momento- candidatura fantasma de Francisco Álvarez-Cascos. Los anticasquistas están trasladando a la dirección nacional del partido todo tipo de pruebas de que no van a rendirse fácilmente, dispuestos como están a desplegar su artillería pesada para impedir el regreso del ex secretario general. El último disparo de este grupo, liderado por el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, ha sido una durísima carta enviada a Mariano Rajoy, Ana Mato y otros miembros de la cúpula pidiéndoles que frenen a los partidarios de Cascos.

La misiva, firmada por el presidente y el secretario del Comité Electoral Regional de Asturias, acumula denuncias contra el grupo rival, entre ellas la de maniobrar contra el propio Rajoy. "Querido presidente, queremos transmitirte nuestra preocupación. El sector que apoya la supuesta candidatura de Francisco Álvarez-Cascos está vulnerando de forma continuada y flagrante todas las normas estatutarias", arranca la carta.

"Ha comenzado una campaña, con anuncios en los principales medios asturianos, para recoger firmas a favor del señor Cascos y pidiendo, de facto, unas elecciones primarias en el PP". Este procedimiento no es posible en el PP, como se apunta en la misiva. El Comité Electoral Nacional, o sea Rajoy, decide todos los candidatos autonómicos.

Denuncias a la policía

La carta contiene acusaciones gruesas: "Se han utilizado ilegalmente los ficheros de afiliados para enviar anónimos, hecho que ha sido denunciado ante las Fuerzas de Seguridad del Estado; se ha desarrollado una intensa campaña de desprestigio a través de las redes sociales; se han organizado comidas y homenajes con claro afán de provocar la división interna; se han vertido graves críticas, no solo hacia la dirección regional sino también hacia la dirección nacional, favorecidas por quienes en el Congreso Nacional de Valencia se mostraron contrarios a la línea de renovación que tú lideras", le cuentan a Rajoy.

"Este irregular procedimiento lo único que persigue y fomenta es la división interna, con grave riesgo de que volvamos a vivir una como la que sufrimos en 1998", rematan, para asegurar que están dispuestos, cuando Rajoy quiera, a proponer un candidato alternativo y no una terna, como pide la dirección del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2010