Bancos, cajas e inversores acogen sin traumas el nuevo listón de Basilea III

Las principales entidades españolas cumplen ya con los requisitos

La incertidumbre es un enemigo invisible de esta crisis. Un poco de luz sobre las reglas de juego en que deberán moverse los banqueros, que serán más exigentes, cayó ayer con simpatía entre los inversores. El mercado español respiró con una subida del Ibex del 0,71%, hasta 10.765 puntos, al calor de la cotización de los bancos. El que más subió fue Bankinter, un 2,32%, seguido de BBVA, con un 1,69%, pero Banesto, Sabadell, Santander y Popular también cerraron en positivo. Y Wall Street se levantó de buen humor.

La patronal bancaria AEB y las cajas consultadas auguraron que no les va a suponer un gran quebradero de cabeza cumplir con las nuevas normas recién dictadas en Basilea: pesos pesados como Santander, BBVA, La Caixa o Caja Madrid en curso de fusión fría ya superan el nuevo listón exigido. Y las entidades que no lo alcanzan están inmersas en reestructuraciones precisamente para cumplir. "O ya cumplimos o estamos cerca. La movida del sector se ha hecho para facilitar nuestra capitalización", señalan fuentes de las cajas, en alusión a Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa, a Unnim, a Caja España y Caja Duero y a Banca Cívica. Son las que acabaron peor en el strip-tease forzoso de julio, en que se simuló su resistencia ante un deterioro extremo de la economía.

Trichet ve en el pacto un acicate para la recuperación y el fin de la incertidumbre
La AEB pide que las exigencias se apliquen por igual en todos los países

Más información

Sumándole el nuevo colchón de capital obligatorio introducido, los recursos de máxima calidad de cada entidad deberán suponer un 7% de los activos ponderados en función del riesgo asumido, más que el triple respecto del 2% actual. Es el llamado core capital, aunque ese concepto, que incluye acciones y reservas, no coincide exactamente con el manejado por los banqueros centrales (common equity) y habrá que estar alerta sobre el despliegue de los detalles.

Otro indicador clave de la solvencia, el llamado Tier 1, que incluye además las participaciones preferentes, se elevará del 4% al 6%, y, al 8,5% al sumársele el citado nuevo colchón. "El acuerdo debe aplicarse de forma transparente y equitativa en todos los países", enfatizó la AEB. Aludía a la inyección pública al capital básico de los bancos en otros países. El dinero prestado por el fondo FROB computa como Tier 1.

Las cajas alertaron también de que hay que esperar a los detalles. "No está claro, por ejemplo, qué compondrá los ratios de apalancamiento o los ratios de liquidez. Y esperamos que se tenga en cuenta nuestra discriminación por practicar un tipo de negocio de menos riesgo", dijeron.

En junio, el core capital de los mayores bancos era, de media, del 8,39% y su Tier 1 del 9,57%, según la AEB. El último dato de la CECA es de diciembre, y sitúa el core capital en el 7,43% y el Tier 1 en el 9,33%. Basilea III "fortalece los estándares de capital y transparencia de las entidades", valoró Isidre Fainé, presidente de La Caixa. Para BBVA, el nuevo marco es "una oportunidad de diferenciarse de sus rivales", según fuentes del mercado.

El sector financiero y los inversores respiraron también por el plazo que se les concede para hacer los deberes: los requisitos no llegan a la dureza máxima hasta 2019. Caja Madrid subrayó las bondades de este "largo plazo". "Es un periodo de transición suficiente para todos", dijo Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, para el que con Basilea III se ha "terminado con la incertidumbre". Como agua de mayo cayó que abundara en ello el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet: "Hemos eliminado la incertidumbre en numerosos campos", señaló, y los acuerdos adoptados en Basilea pueden ser "buenos para el crecimiento". Ahora toca, añadió, que todo el mundo los respete "con la máxima energía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de septiembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50