Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ELENA MARTÍN | Candidata a las primarias socialistas en Alicante

"En el PSOE los candidatos son por los militantes, y en el PP por el juez"

Elena Martín (Madrid, 1972) participa en el proceso de primarias socialistas en Alicante, cuenta con el aval de la ejecutiva y quiere ser alcaldesa. Su carrera política ha sido discreta, empezó en las Juventudes Socialistas, luego fue diputada en el Congreso durante seis meses, en 1999. Y después, asesora de Etelvina Andreu, en la Subdelegación y luego en el Ayuntamiento. La número dos de la ejecutiva de Jorge Alarte, la secretaria de Organización del PSPV evita hablar de su rival en las primarias, Antonio Fernández Valenzuela.

Pregunta. ¿Por qué aspira a ser alcaldesa?

Respuesta. Porque Alicante necesita un cambio y tengo pasión por esta ciudad que me ha enseñado rincones maravillosos que se están degradando por inacción del PP, 15 años de derecha son muchos.

"Castedo no quiere a su ciudad, la desprecia, solo hay que ver su gestión"

P. ¿Cómo valora el proceso de primaras en Alicante?

R. Las primarias son un buen sistema de elección de candidatos. En el PSOE los candidatos se eligen escuchando la opinión de los militantes, y en el PP escuchan la opinión de los jueces. Es una muestra de democracia interna.

P. Pero hemos asistido a un desfile de posibles candidatos (Yolanda Parrado, José María Perea, Jorge Olcina) que dijeron que no y luego surgió usted...

R. Yo soy la candidata de los socialistas alicantinos, en cada acto de la Plataforma Elena Martín Sí recibo el cariño de todos, llevo militando desde el año 1993, y ahora tengo cargo orgánico pero siempre he estado en la base, y he defendido intereses e ideales, y me siento la candidata de todos los militantes.

P. ¿Por qué cree que todas estas personas al final rehusaron la oferta de ser candidatos?

R. Porque cada uno debe saber el papel que juega en cada momento, y el mío ahora es defender desde la izquierda que otra ciudad es posible.

P. Pero si llega a dar el paso antes se hubiera evitado todo este baile de candidatos...

R. La gente del PSOE sabía de mi disposición a encabezar la lista, y para mí es un honor, un orgullo y una gran responsabilidad, y he dado el paso cuando creí que era oportuno.

P. ¿Cómo afronta este reto?

R. Estoy animadísima, porque si salimos a la calle a explicar el modelo de ciudad y llegamos a conectar con ellos está claro que nos votarán, y lo harán porque los alicantinos quieren a su ciudad, y Castedo no la quiere, la desprecia. Y la prueba es cómo gestiona, y los incumplimientos del PP son constantes, están más pendientes de los jueces que de resolver problemas.

P. ¿La militancia acude a las primarias desmotivada?

R. Todo lo contrario, reivindico la militancia por encima de todas las cosas, lo mejor que tiene este partido son sus ideas y su gente, yo llevo trabajando muchos años y tenemos una cantera magnífica y un banquillo espectacular.

P. ¿Cuál es el otro Alicante que propugna?

R. Que la ciudadanía sea el principal actor y sus ciudadanos los protagonistas, no es posible el desequilibrio actual, con barrios sin dotaciones, con diferentes niveles, como si hubiera alicantinos de primera y de segunda. Vivo en la Zona Norte y allí sabemos cómo el PP margina.

P. ¿Si no es alcaldesa, se quedará o dimitirá, como los últimos candidatos del PSOE?

R. Yo nunca me he ido de ningún compromiso con nadie, y muchos menos con mi partido. Nunca defraudaré a mis conciudadanos, pero el próximo 22 de mayo la que se irá será otra, Sonia Castedo.

P. Y la campaña y su cargo en el PSOE son compatibles

R. Soy de las pocas politicas que tiene un cargo orgánico y ninguno institucional, por supuesto que sí, la única receta es más trabajo.

P. ¿Qué piensa de lo que denuncia su rival, que uno de los problemas del PSOE son las familias?

R. Mi único rival es Castedo y el desprecio que el PP tiene a esta ciudad, y estoy orgullosa del PSOE, y todos sus militantes me merecen el mayor respeto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de septiembre de 2010