Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:IN MEMÓRIAM

Joaquín Soler Serrano, maestro de la entrevista y de la radio

Cuando el 25 de septiembre de 1962 Joaquín Soler Serrano (Murcia, 19 de agosto de 1919) escuchaba en la radio noticias que insinuaban la tragedia que empezaba a provocar el aguacero que caía en toda la comarca barcelonesa del Vallés, no sabía que aquel iba a ser un día largo. Periodista de vocación, no dudó en dirigirse a los estudios de Radio Barcelona para hacerse cargo de la antena e iniciar un maratoniano programa radiofónico que sirvió para informar a la población del trágico suceso y para conseguir la solidaridad de la audiencia que, impresionada por el millar de fallecidos que dejaron tras de sí las aguas desbocadas, fue capaz de aportar tres millones de las antiguas pesetas para ayudar a las víctimas.

Me disculparán que, como director de Radio Barcelona, inicie así esta necrológica, pero no se me ocurre mejor manera para resumir el buen hacer profesional de Joaquín Soler Serrano, fallecido ayer en Sant Just Desvern (Barcelona) a la edad de 91 años, que explicando esta actitud vital de un hombre que ha sido y es un ejemplo para todo el periodismo de este país. Él fue el primero que sacó la radio a la calle, convencido como estaba de que el buen hacer periodístico tiene muchísimo más que ver con el exterior que con el interior de una Redacción y que la razón de ser de los medios consiste en estar cerca del ciudadano, o no tiene sentido. Y él fue también de los primeros en darse cuenta del papel que pueden jugar los medios audiovisuales y sus profesionales en tanto que referentes sociales a la hora de conseguir incentivar el papel solidario de la gente que tan en boga está de un tiempo a esta parte cuando se acerca la Navidad.

La gente era su razón de ser y conocerla, acercársele, observarla e interpretarla fue clave para entender el enorme éxito que tuvieron sus entrevistas A fondo que dirigió en Televisión Española. No ya por haber entrevistado entre los años 1976 y 1981 a personajes tan interesantes como Salvador Dalí, Rafael Alberti, Josep Pla, Elia Kazan, Bernardo Bertolucci o Frederick Forsyth, entre otros, sino, y sobre todo, por conseguir que estos interesaran a la audiencia. Por eso siempre será recordado como un maestro de uno de los géneros periodísticos más difíciles: la entrevista.

Pero Soler Serrano fue también un avanzado a su época. Su impresionante imaginación creativa y el dominio, sin concesiones, de la lengua española le llevaron a trabajar en Radio Nacional de España y Radio España de Barcelona, realizando programas de diversa factura como Blanco y Negro, Desayune usted con nosotros o Café de la tarde; cruzó el Atlántico y trabajó en la televisión venezolana durante dos años y, de vuelta en España, se incorporó a la SER realizando programas como Avecrem llama a su puerta o Caspe, 6 ¡En órbita! con colaboradores como Camilo José Cela o Manuel del Arco.

Lector empedernido y metódico devorador de cuanto caía en sus manos, Joaquín Soler Serrano hizo siempre bueno aquel viejo dicho de cualquier comunicador que se precie de que la mejor improvisación (el mejor también en este ámbito) es aquella que se prepara. Con todo este bagaje a sus espaldas, Joaquín Soler Serrano fue galardonado con el Premio Nacional de Radiodifusión el año 1961 y cuenta con cinco Premios Ondas.

Hoy será también un día largo. No tanto como aquel lejano 25 de septiembre de 1962 en el que Joaquín empezó a dejarnos lo mejor de sí mismo. El día de su adiós lo viviremos juntos, él y nosotros, convencidos de que su legado de compromiso y buen hacer periodístico está más vigente que nunca.

Josep Maria Girona es director de Radio Barcelona-SER.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 2010