Un bebé en Downing Street

El primer ministro británico y su esposa presentan a su hija

Con apenas semana y media de vida, Florence Cameron fue presentada ayer por sus orgullosos padres, el primer ministro británico y su esposa Samantha. El lugar elegido para el posado fotográfico fue la entrada del complejo de Downing Street, sede oficial del jefe de Gobierno (número 10) y al tiempo nueva residencia de la familia Cameron en el portal contiguo. La pequeña permaneció adormilada en brazos de su madre a lo largo de toda la sesión y solo en una ocasión abrió brevemente los ojos.

Florence Rose Endellion llegó al mundo el pasado 24 de agosto y con un mes de antelación, después de que fuera necesario practicarle una cesárea a su madre en un hospital de la localidad balnearia de Truro (Cornualles). Cinco días después, la oficina del primer ministro difundió las primeras fotos de la niña ante la mirada embelesada de su progenitor, aunque la de ayer fue su primera comparecencia pública de la bebé.

La llegada de florence sorprendió a la familia en vacaciones

Los Cameron se declararon conmovidos por este y tantos obsequios, tarjetas y regalos recibidos con ocasión del nacimiento de su cuarta hija, y que se ha producido tan solo año y medio después de la muerte del mayor de sus retoños, Ivan, aquejado de parálisis cerebral y epilepsia. Sus otros dos hijos, Nancy y Arthur Elwn, tienen 6 y 4 años.

La llegada de Florence sorprendió a la familia en plenas vacaciones estivales en la costa suroeste de Inglaterra, que el primer ministro decidió prolongar a modo de permiso de paternidad mientras su socio liberal-demócrata, Nick Clegg, le sustituía al frente del Gobierno. Cameron aseguró ayer entre risas que ya ha cambiado "centenares" de pañales. Si a su regreso le espera una intensa legislatura, que anuncia severos recortes presupuestarios, Samantha deberá lidiar con una familia numerosa y con las obras en el 11 de Downing Street para acogerlos a todos. Al poco de conocer su embarazo, SamCam -el apodo que le ha impuesto la prensa- anunciaba que va a renunciar a trabajar fuera de casa.

David Cameron besa a su hija, en brazos de la madre, Samantha, durante la presentación a los medios.
David Cameron besa a su hija, en brazos de la madre, Samantha, durante la presentación a los medios.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de septiembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50