Tojeiro estudia recuperar la mayoría en Reganosa

La garantía para mantener la galleguidad de Reganosa está dentro de su accionariado. El Grupo Tojeiro, impulsor en su día de la planta de gas de Mugardos y uno de sus accionistas de referencia, estudia la adquisición del paquete que las dos cajas han puesto a la venta, con la intención de mantener la estabilidad accionarial de la compañía.

Según fuentes de la empresa, la operación está siendo analizada con la propia Xunta, que también es accionista de la planta, con un 10% del capital. A pesar de esta alternativa, los socios no desvelarán sus intenciones hasta la junta general universal convocada a instancias de la Administración gallega para el próximo viernes, cuando conozcan de primera mano los planteamientos oficiales de la Consellería de Economía, representada en el consejo de Reganosa por Ángel Bernardo Tahoces, director general de Industria.

La del viernes, que para celebrarse debe contar con la presencia de todos los accionistas de Reganosa, será la primera de dos juntas generales en un plazo de quince días para abordar el vuelco accionarial en la planta de Mugardos. De concretar la operación de compra de las participaciones de Caixa Galicia y Caixanova (suman un 15%), los Tojeiro pasarían a controlar un 33% de la regasificadora (tienen ya un 18%), por delante del fondo de inversión australiano que ha pactado ya la compra de las participaciones de Endesa (21%) y el Banco Pastor (5%).Las cajas han puesto en conocimiento del consejo de Reganosa su disposición a desprenderse de sus paquetes, que como primera opción pasarían a manos del Commonwealth Bank australiano, aunque se mostrarían receptivas a otros planteamientos, según fuentes de las entidades.

De hecho, la junta convocada a instancias de Tahoces para el viernes se considera en el seno de los accionistas privados de Reganosa un eventual obstáculo, aunque no insalvable, para reordenar internamente el reparto de fuerzas, ya que la Xunta planteará, en primera instancia, que se modifiquen los estatutos de la compañía en lo que hace referencia a los derechos de adquisición preferente, con la intención de ceder los suyos a un tercero, de capital también gallego, para abordar la compra de las participaciones de Caixa Galicia y Caixanova.

Esos derechos de tanteo ante eventuales ventas, que blindan la estabilidad accionarial de la planta, fueron impulsados en su día por el propio Roberto Tojeiro Díaz, que controla uno de los primeros grupos empresariales gallegos a través de firmas como Gadisa, Claudio, Forestal del Atlántico, Intasa y Unemsa, entre otras. De fraguar la opción del empresario pontés, la modificación de estatutos que plantea la Xunta no tendría por qué llevarse a cabo, y se dejaría así para la siguiente junta general extraordinaria, la del día 20, que abordará las ventas planteadas por Endesa y el Pastor al Commonwealth Bank australiano.

Obstáculos

Lejos de lo que pudiera parecer, los cambios accionariales en Reganosa tienen que superar todavía varios obstáculos. De hecho, la Comisión Nacional de la Energía (CNE) tendrá mucho que decir, ya que en las disposiciones transitorias de la Ley de Hidrocarburos se establece la obligada autorización administrativa previa "cuando se pretenda la adquisición de participaciones en un porcentaje superior a un 10% del capital social o cualquier otro que conceda influencia significativa, realizada por cualquier sujeto" en una sociedad enmarcada en lo que se considera activos estratégicos del sistema energético nacional.

Ese es el caso de las regasificadoras. La autorización de la Comisión Nacional de Energía, detalla la ley, deberá ser solicitada antes de la adquisición, "de forma que sólo será válida una vez obtenida la autorización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de septiembre de 2010.