Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ambigüedades de la banda

La izquierda abertzale lleva esperando la respuesta de ETA a su reclamación de tregua, interpuesta por sus apoyos internacionales, desde marzo. Y está convencida de que se producirá pronto. De hecho, el último comunicado de la banda, fechado en abril, se comprometió a responder a esa reclamación, aunque no fijó plazo.

La demora tiene como explicación la falta de acuerdo en una ETA debilitada y dividida, que se ha visto reflejada en sus últimos comunicados, los de enero, marzo y abril, caracterizados por su ambigüedad.

Por un lado, apuntaban su conformidad con la propuesta de apostar por vías "exclusivamente políticas y pacíficas". Pero, por otro, anunciaban que no renunciaban al terrorismo como instrumento.

La izquierda abertzale ha intentado en todo momento resaltar la "cara positiva" de la posición de ETA, su conformidad con la propuesta de vías "exclusivamente políticas y pacíficas" y la ausencia de atentados desde agosto del pasado año. Pero, a la par, no ha dejado de arreciar en la petición de tregua en un goteo continuo.

La última petición de tregua procede del veterano abogado de presos de ETA Kepa Landa, que el jueves la reclamaba en el diario Noticias de Guipúzcoa y argumentaba las ventajas que para la izquierda abertzale y la situación política en Euskadi tendría el parón del terrorismo.

Otra petición que se suma a un clamor que empezó con Arnaldo Otegi y Rufi Etxeberria. En junio, Etxeberria recordaba que ETA, como parte de la izquierda abertzale, estaba obligada a obedecer el mandato de las bases a favor de "vías políticas y democráticas". Y en julio, Otegi pedía a ETA que cesara y cediera el protagonismo del "nuevo proceso" a los políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de agosto de 2010