Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta fuerza el retraso del partido del Betis por el calor

La alerta naranja se mantiene en tres provincias

Un fax sirvió ayer para que el Betis y el Granada disputen su partido del próximo domingo a las nueve de la noche y no a las cinco. La Junta andaluza solicitó por la mañana a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) que cambiase la hora del encuentro por la alerta naranja activada por el calor. Y el jefe de competiciones de la LFP llamó por teléfono al mediodía para dar el ok.

El Betis lo pidió también un día antes, pero fue la misiva de la Consejería de Salud al presidente de la LFP, Ángel María Villar, la que logró el aplazamiento. La titular de Salud, María Jesús Montero, habló ayer de "sentido común". Y lo repitió hasta en cinco ocasiones para justificar el retraso del partido, que se disputará el domingo, en el estadio Manuel Ruiz de Lopera. "La alerta genera riesgos para la salud de los aficionados y de los jugadores", advirtió. La celeridad de la respuesta fue celebrada por Montero, que horas antes había matizado que su petición se debía exclusivamente a la alerta naranja. "Es una circunstancia especial, en otra ocasión, no lo habría solicitado".

MÁS INFORMACIÓN

Y es que la máxima es de 42 grados durante el último fin de semana de agosto, fecha de la operación retorno. La segunda ola de calor del verano (la primera fue la segunda quincena de julio) mantiene activada la alerta naranja en Córdoba, Jaén y Sevilla. Pero que las temperaturas superen los 40 grados es una circunstancia habitual en estas fechas, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

De hecho, la temperatura máxima en Andalucía se produjo el 1 de agosto de 2003, cuando se alcanzaron los 46,2 grados (la siguiente máxima fue ese mismo día en Sevilla con un grado menos). Sin embargo, en un día como ayer, con 40 grados de media, un fallo eléctrico provocó la rotura de 37 tuberías en Sevilla por la presión del agua en la red. Durante tres horas, miles de abonados de 11 barrios de la capital andaluza solo vieron salir agua turbia de sus grifos, hasta que finalmente el fallo se arregló.

Este verano se han producido cinco muertes por golpe de calor en Andalucía. Y ayer, la Consejería de Salud estudiaba un posible sexto caso en Málaga, pendiente de confirmar tras la autopsia. Se trata de un hombre, posiblemente extranjero, cuyo cuerpo fue hallado, el pasado martes, en una calle del Polígono Guadalhorce. La Policía Nacional trasladó el cadáver al Instituto de Medicina Legal. María Jesús Montero pidió ayer que se extremen las precauciones para prevenir accidentes: beber abundante agua, evitar el ejercicio y llevar ropa ligera. Más información en la página 32

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de agosto de 2010