Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecologistas cree que el acuífero de Las Cruces está sin control

El coordinador de Ecologistas en Acción en Sevilla, Isidoro Albarreal, afirmó ayer que Cobre-Las Cruces, que explota la mayor mina a cielo abierto de Europa en los municipios sevillanos de Guillena, Gerena y Salteras, pierde "más de 5.000 metros cúbicos de agua al día", "está produciendo vertidos contaminantes que llegan al río Guadalquivir" y "sigue siendo incapaz de controlar el acuífero".

El ecologista apoyó el expediente sancionador abierto por la Junta de Andalucía a la compañía por incumplir una de las condiciones estipuladas en la concesión que se le otorgó a Cobre-Las Cruces en julio de 2009 y que obliga a compensar las pérdidas de agua del acuífero con la compra de derechos del agua.

La compañía, a juicio del ecologista, "no sólo incumple las condiciones de la concesión ya modificadas por la Administración al gusto de Cobre-Las Cruces para que está pudiera seguir trabajando, sino que, además, aumenta el volumen de agua extraída de manera ilegal del acuífero".

"Se están riendo de todo el mundo y están destrozando la reserva de agua potable del área metropolitana de Sevilla", lamentó el portavoz ecologista, quien recordó que la organización mantiene abiertos siete causas contencioso-administrativas y una penal contra la empresa minera, filial de la multinacional canadiense Inmet Mining.

Albarreal también dijo que se están produciendo vertidos contaminantes desde la mina hasta el río Guadalquivir y que la empresa los "camufla abriendo cada mes las compuertas de su presa para limpiar el agua de los arroyos en los que se producen los vertidos".

Mapa de riesgos

La organización ecologista también ha lamentado que el Espacio Natural de Doñana continúe sin contar con un mapa de riesgos sobre posibles accidentes mineros y químicos así como de un protocolo de actuación para esos casos.

El portavoz de Ecologistas en Acción en Doñana, Juan Romero, afirmó que se trata de una necesidad que quedó evidenciada hace ya un año, tras el vertido de crudo registrado en las costas onubenses desde la Refinería La Rábida de Cepsa y que afectó a las playas de Doñana.

Romero afirmó que "la seguridad de Doñana continúa en entredicho y eso hay que solucionarlo" con el mencionado mapa, que calificó de herramienta fundamental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de agosto de 2010