Crítica:cine
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Los ovarios de Bourne

A Phillip Noyce la afición por las historias de espías le viene de casta: su padre ejerció ese oficio durante la II Guerra Mundial. En su filmografía figura una interesante modulación evolutiva del arquetipo del espía, orientada a superar el modelo Bond: con sus dos películas de Jack Ryan -Juego de patriotas y Peligro inminente-, el género parecía aparcar la figura del agente secreto como arquetipo lúdico -el playboy como máquina de matar- para dar paso al analista de riesgos, en un nuevo orden mundial marcado por la ampliación de campos de batalla propiciada por las redes de comunicación global. Sorprende por eso que Noyce firme una película como Salt, que revive los tópicos más risibles del cine de guerra fría.

SALT

Dirección: Phillip Noyce.

Intérpretes: Angelina Jolie, Liev Schreiber, Chiwetel Ejiofor, Daniel Olbrychski, August Diehl, Hunt Block.

Género: acción. Estados Unidos, 2010.

Duración: 100 minutos.

Más información
"Soy temeraria: ¡Tengo cicatrices que lo prueban!"

Bastan pocos minutos de Salt para adivinar el high concept detrás de una película que, en realidad, nació como guión para Tom Cruise: un Jason Bourne con ovarios. Es decir, la respuesta femenina al arquetipo que ha marcado el último salto evolutivo del género, marcado por una retórica visual de hiperrealidad y videovigilancia y por una violenta deriva hacia la abstracción. En Salt, Noyce se empeña en mezclar: las turbulencias anímicas modelo Bourne y el placer por la improbabilidad incesante que la saga 007 heredaba de los viejos seriales.

Si uno asumiese que aquí Angelina Jolie es el espectáculo y el único discurso posible, Salt podría incluso aspirar a buena nota: como recital Jolie es impecable, como action thriller de espionaje es... directamente cómico.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS