Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oceana destaca el bajo impacto del nuevo proyecto eólico en Chipiona

La organización medioambiental rechazó la primera ubicación prevista

El parque eólico marino de Chipiona (Cádiz) se tambalea por la falta de consenso político y ciudadano. Pero ayer recibió oficialmente un nuevo respaldo de la Fundación Oceana que sostiene que la instalación de los molinos frente a la costa gaditana en la nueva zona propuesta -más cerca de la localidad vecina de Rota- no produciría graves daños medioambientales ya que el fondo marino está compuesto únicamente por fangos.

Este es el segundo trabajo que Oceana realiza para estudiar las repercusiones del parque eólico marino que impulsan el Ayuntamiento de Chipiona, la empresa Magtel y la Universidad de Cádiz. El proyecto cambió de ubicación los aerogeneradores. El objetivo era alejar los 132 molinos previstos de zonas sensibles como Doñana o la desembocadura del Guadalquivir y los desplazaba hacia el sur. El más cercano se ha previsto a nueve kilómetros de la costa. El nuevo plan abarca una superficie de 4.600 hectáreas, divididas en dos polígonos frente al litoral sur de Chipiona y frente a Rota. Mientras que en la primera zona prevista se registró que un bajo rocoso de corales ocupaba el 1,5% de la superficie elegida, la opción cercana Rotase asienta en su totalidad sobre fondos de fango.

El fondo de la zona del litoral más cercano a Rota tan solo contiene fango

Los trabajos, a bordo del catamarán Oceana Ranger, entran dentro de la campaña que la fundación ha iniciado para reclamar la ampliación de la zona marina protegida de Doñana. Esta organización, con base en varios países, se autodefine como la de mayor tamaño para la preservación de los océanos. No se adscribe a ningún proyecto concreto de parque eólico marino pero sí defiende este tipo de energía en general como una manera de reducir la dependencia energética de combustibles fósiles.

"Los fondos fangosos, donde vive gusanos, cangrejos y peces planos, ocupan enormes extensiones en la bahía de Cádiz, tienen su función en el ecosistema pero son notablemente menos sensibles que las áreas de corales y su recuperación es más rápida. Los aerogeneradores pueden facilitar la generación de arrecifes artificiales y ayudar a la pescar artesanal", recoge el trabajo de Oceana. El análisis se ha basado en 93 puntos de muestreo con un robot submarino, buceadores y una draga. "Los lugares de mayor riqueza biológica quedan claramente fuera de los límites del parque eólico que sí están dañando otros sectores como la pesca de arrastre".

El informe llega en un momento de incertidumbre para este proyecto de parque eólico marino. El Ayuntamiento de Chipiona, del PSOE, lo defendió encendidamente y creó la sociedad Las Cruces del Mar, junto a la empresa promotora, Magtel, y el apoyo científico de la Universidad de Cádiz. Ahora esa sociedad está a punto de liquidarse. La explicación oficial es que quiere ser ampliada para acoger nuevos colectivos y administraciones, al haberse reubicado en una zona que afecta a varios municipios. Pero este anuncio llega justo cuando los compañeros de partido del alcalde, el socialista Manuel García, en localidades vecinas como El Puerto y Rota han rechazado en pleno, junto al resto de formaciones, la instalación de molinos en el mar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de agosto de 2010