Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Federico Jiménez Losantos | los jinetes del apocalipsis

El ángel animador

Los jinetes del Apocalipsis presagian, anuncian o representan todos los males imaginables que pueden caer sobre el género humano: guerra, hambruna, muerte, enfermedad... En su representación más conocida, la de Alberto Durero, se ve a los cuatro jinetes de los caballos blanco, rojo, negro y verde o amarillo. Por encima, sobrevolando, un ángel les anima a cumplir con su misión destructora. Los periodistas o publicistas Pío Moa, Carlos Dávila, Alfonso Ussía y César Vidal se reparten los jumentos. En esta serie les contaremos sus propios discursos y trataremos de que ellos mismos, de uno en uno, les descubran las tragedias entre las que -¡ay!- tenemos que vivir en esta terrible España. Llenan emisoras de radio y televisión y columnas y columnas de los periódicos de la derecha. Faltan algunos, pero los que están, son. Hoy vamos a dedicarnos al ángel que les encauza y empuja, Federico Jiménez Losantos, que como el tuno de la pandereta, siempre va un metro por delante de la muchachada.

Jiménez Losantos tiene larga la lengua y suelta la mano. Repartidor de mandobles a derecha e izquierda, arriba y abajo, su impronta vive por donde pasa, marca el estilo que necesita a su alrededor para sobrevivir rodeado de un grupo de fieles. Se encuentra a gusto, a la vista de lo que sonríe, en los banquillos de los acusados, que tanto visita por lo mucho que injuria. Su ánimo justiciero apenas si conoce un límite: Esperanza Aguirre, luz de sus ojos, alegría de su vivir, guía de su quehacer.

Lo demás, bazofia. Por ejemplo, la clase política en general, a propósito del comunicado que hicieron todos los partidos tras la muerte del cubano Orlando Zapata: "Esta casta descastada, mansa y pregonada, resabiada de la vista y con querencia a toriles, que no merece llamarse española pero que representa muy bien esa continua limpieza de corrales, lidia de saldos y procesión de cornigachos, bizcos y escobillados en el ruedo político, ha producido tras el asesinato de Orlando Zapata en Cuba una birrionota que autoriza cualquier fantasía higiénica si no fuera a ensuciar lo que limpiase, antes incluso de tocarlo. Cuatro parrafejos, cuatro mojoncillos, cuatro flatulentas naderías componen este monumento al deshonor gramatical, la prosa rufianesca y la cobardía politiquera".

Su ánimo justiciero solo conoce un límite: Esperanza Aguirre, luz de sus ojos y guía de su quehacer

Define a Rajoy como un 'maricomplejines', y dice que "una banda de chorizos" ocupa las Fuerzas de Seguridad

MÁS INFORMACIÓN

Y esta derecha flojita que tenemos, tampoco le llena. No le gusta la derecha de Rajoy, un maricomplejines, ni, por supuesto, vade retro, la de Gallardón, que le ganó un juicio, porque de él había venido a decir que no le había importado la masacre del 11-M: "Lo repito, alcaldín, 200 muertos, 1.500 heridos y un golpe brutal para echar a tu partido del Gobierno. Te da igual, Gallardón, con tal de llegar tú al poder". También le llamó "traidor, bandido, farsante redomado y lacayo de la oposición". Y siguió: "Ya tendremos días para hablar largo y tendido de ese sujeto, de ese cáncer de la derecha española, de ese agente doble, de ese hijo político de Vellido Dolfos". O sea, que tampoco Gallardón. Ya digo, solo Aguirre.

También se las tiene tiesas con el Rey. "Lo que estamos viendo es una inhibición clamorosa del Jefe del Estado en hablando se entiende la gente, iré al País Vasco en cuanto me invitéis, etc.", o "yo no lo he visto nunca junto a las víctimas del terrorismo". Así que cortemos por lo sano, propone: "Lo mejor que podía hacer la Institución es que el Rey abdicase en el Príncipe, que eso mantendría la Institución con vigor renovado". Y en mayo de este año, a raíz de la operación en Barcelona, escribía lo siguiente: "Pero la enfermedad del Rey -cuyo relato será cierto pero no se cree nadie- brinda una oportunidad dorada de las que no suelen ejecutarse entre los borbones, de propensión filicida, pero bastante aconsejables".

Su furia es universal. Y como es imposible recoger sus obras completas de improperios, vamos a limitarnos, como el representante de tejidos, a mostrarles tan solo una muestra del género, imponente por su cantidad, intimidatorio por su fiereza. Hagamos unos montoncitos para no liarnos. Del atentado del 11-M, como ya se figuran, milita o, mejor, es promotor destacado, junto con su inseparable Pedro J. Ramírez, el director de El Mundo, del selecto bando de los que creen que pudo ser obra de cualquier persona o grupo, lo mismo da etarras, servicios secretos de Marruecos, grupos indígenas de Bolivia o extraterrestres... menos a quienes señala la Audiencia Nacional, que sólo aportó un sumario de 100.000 folios, 4 meses y 17 días de juicio. Solo los razonamientos de la sentencia ocupan 721 folios. En fin, nada comparado con las investigaciones Losantos-Ramírez.

A ello: "Una banda de chorizos, de delincuentes, están ocupando las Fuerzas de Seguridad al máximo nivel". Así que "... Estamos ante una gigantesca conspiración para manipular todas las pruebas del 11-M, crear pruebas falsas y borrar las verdaderas (...) En los TEDAX anidan el mal y la caradura", o "La imagen de la policía después del juicio del 11-M es pavorosa, es mexicana (...) Gente capaz de tapar los datos de una masacre, qué no hará, de qué no será capaz". ¿Suficiente? Podemos completarlo con una visión más general, más globalizadora de lo que en verdad pasó el 11-M. Lo que estaba muy claro para nuestro hombre. "El atentado se perpetró para echar al PP del poder y cambiar de raíz la historia de España". Y, en fin: "Sobre esa sangre se ha levantado este nuevo régimen, antinacional y anticonstitucional, que trapichea con ETA las elecciones y negocia con el Tribunal Constitucional transferencias y aguinaldos. Lástima que San Martín quede tan lejos".

¿Garzón? La bicha: "La impunidad que disfruta Garzón desde hace años es, según revelan los últimos damnificados del CNI y según cunde y corre por los mentideros de la Villa y Corte, directamente proporcional a la cantidad de datos comprometedores que ha almacenado con escuchas, no siempre justificadas, de altos y aun altísimos cargos". ¿Bien? Pues hay más: "Ha hecho tantos méritos para ser apartado de la carrera, ha acumulado tantos atropellos en sus sumarios y ha hecho tantísimos millones en la Pasarela Fashion Justice que lo normal es que Garzón hubiera sido imputado por prevaricación hace 14 ó 15 años. Y condenado, claro, previo apartamiento de esas funciones que no realiza porque siempre está de gira promocional de sí mismo por todo el mundo".

Penúltimo capítulo de nuestro ángel agitador: Zapatero y el Gobierno socialista. ¡Es tanta la ensalada, la menestra, la paella! ¡Es tanta la mezcla, el amasijo, el mortero, el cascajo! ¿Les gusta, por ejemplo, el estilo directo, casi azorinesco de "El socialismo es siniestro, ruinoso y estúpido, pero es muy real", o "no vacila con unirse a la hez del populismo iberoamericano o a la peor basura terrorista musulmana o separatista?" ¿Quizá algo más elaborado?: "El PSOE actual tiene, como el de la II República, dos proyectos políticos: el masónico a la mexicana y el chekista a la soviética, cubana o venezolana. Los dos se sientan en el Consejo de Ministros. Y Zapatero utilizará el segundo, el soviético, para hacer más digerible el primero, el mexicano".

Y por si algo faltaba, llegó el Estatut, alien monstruoso, King Kong arrasador, Godzila pavoroso: "Ese engendro ilegal e ilegítimo alumbrado por el Tribunal de la Gabardina liquida cualquier posibilidad de existencia para una Constitución española que proteja a todos y cada uno de los ciudadanos, vivan o no en Cataluña (...) El fallo del TC nos obliga a aceptar esa esclavitud arteramente rencorosa y onerosamente retorcida que a partir de ahora están condenados a mantener la difunta nación española con la piafante nación catalana". Y propina para el presidente de la Generalitat: "Cabezudo, monigote, muñeco o ninot de la Falla Española, nacido para la burla y destinado al fuego, es Montilla, el condenado por buscar ser indultado, epítome de la doblez, la alta traición, la baja sedición, la torpe arrogancia y la eterna cobardía que, como brasas, alimentan su peripecia de timador timado".

Pero quizá lo peor -¿habrá un peor después de visitar el infierno de Dante?- son sus habituales referencias a la república y la Guerra Civil. Una muestra: "En vísperas del nuevo 34, Rajoy ha decidido discursear, como Gil Robles en el 36. Y ante la secesión, o sea, en el nuevo 36, el PP irá a pedir ayuda al Rey y al Ejército, irreversiblemente apolillados. Todo igual, pues, pero peor".

Por aquí, por aquí, dice el ángel, que ya llegamos al precipicio.

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

nace en Orihuela del Tremedal (Teruel) en 1951. Actualmente es director y presentador de Es la mañana de Federico en es.Radio, emisora impulsada por él mismo, como todo el grupo Libertad Digital, del que es su factótum. Es también columnista de El Mundo. Durante 17 años estuvo en la COPE, la red de emisoras de la Conferencia Episcopal. En los últimos años del franquismo militó sucesivamente en Bandera Roja (maoísta), en el PSUC, en el Partido Socialista de Aragón y llegó a presentarse a las elecciones en Cataluña en 1980 por el Partido Socialista Andaluz, el PSA de Alejandro Rojas Marcos. En mayo de 1981, miembros de Terra Lliure le dieron un tiro en una rodilla. En la época de la Transición escribió en EL PAÍS. Se enroló con Fernando Sánchez Dragó en el Diario 16 de Pedro J. Ramínez en los ochenta. Y con los mismos amigos sigue.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de agosto de 2010

Más información