_
_
_
_
Reportaje:

La paz, no el olvido

Rutas, libros y exposiciones recuerdan al poeta Màrius Torres en su centenario

Carles Geli

"O Pare de la nit, de la pau i del silenci, / Jo vull la pau- però no vull l'oblit", escribirá, sin acritud ante la muerte inminente y sabida, con la serenidad que marcó su obra, el poeta Marius Torres el 1 de septiembre de 1942, apenas tres meses antes de fallecer. Quizá lo tenía todo para ese olvido: por un lado, una tuberculosis que, con 25 años, le recluiría durante siete en el sanatorio de Puig d'Olena desde 1935; por otro, su estallido lírico en plena Guerra Civil. Ocurrió todo lo contrario: su muerte en plena juventud le ha convertido en un mito de la poesía catalana. Pero hay que recordar también su verso, ocasión que brinda el centenario de su nacimiento, el 30 de agosto. Así, dos días antes, la Institució de les Lletres Catalanes promueve, con intención de estabilizarla, una ruta literaria por Sant Quirze de Safaja, localidad donde yace el poeta y cercana al sanatorio que le acogió en sus últimos años.

El paseo dará visibilidad a actos y ediciones que están ya conmemorando al hijo del médico Humbert Torres, alcalde de Lleida, y de la maestra Maria Pereña, la que le inculcó la música, tanto que le llevó a practicar la crítica en publicaciones como La jornada. Una contundente nota suya ahí puede leerse en la Biblioteca de Catalunya, que exhibe, hasta el 7 de agosto, sus fondos sobre el poeta.

En la misma vitrina, el Boletín del Sindicato de Médicos de Cataluña de 1934 recoge las altas con el médico internista Màrius Torres. Pero le perdía el arte poético, que estallará en el sanatorio. "Si quisiera resumir qué me han aportado estos últimos cuatro años, le diría que, por un lado, la reafirmación de mi vocación, la consciencia que soy esencialmente esta cosa absurda: un poeta lírico", le confesaba a Carles Riba, a seis meses de morir. Lo haría, con su familia en el exilio, quedando inédito, pero habiendo presentado en 1937 una selección poética, Invencions, al premio Folguera, que pasó desapercibida. "Era para vencer cierta sensación de impotencia en plena Guerra Civil, aunque no descartaría que quisiera ver si su poesía se valoraba", apunta Margarida Prats, autora del reciente Poesies de Màrius Torres (Pagès), donde incorpora ocho poemas inéditos y presenta una definitiva ordenación desde la salida en 1947 en México del libro que editara Joan Sales.

Prats abrirá el ciclo de conferencias Leer a Màrius Torres, hoy, que en septiembre se realizará en la biblioteca de Lleida, su ciudad, que ultima exposiciones (mariustorres.paeria.cat). También habrá lectura de poemas en el Horiginal de Barcelona. ¿Resiste hoy su poesía, tan adusta de forma y fondo? "Su vigencia es total -exclama Prats- porque Torres trata el dolor, la guerra, el miedo... de una manera que un lector de hoy puede hacer suyo porque ha vaciado de toda particularidad". ¿Y la forma? "Los jóvenes se cogen a sus tankas, pero en sus sonetos su forma no es constricción. No, no hay en él nada triste ni tenebroso". Gran poeta, pues.

Màrius Torres.
Màrius Torres.
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Carles Geli
Es periodista de la sección de Cultura en Barcelona, especializado en el sector editorial. Coordina el suplemento ‘Quadern’ del diario. Es coautor de los libros ‘Las tres vidas de Destino’, ‘Mirador, la Catalunya impossible’ y ‘El mundo según Manuel Vázquez Montalbán’. Profesor de periodismo, trabajó en ‘Diari de Barcelona’ y ‘El Periódico’.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_