Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Grupos 'vintage' para gente joven

Un movimiento de bandas retro atrae a veinteañeros en busca de lo auténtico

"Actualmente hay falta de propuestas musicales. Lo último nuevo que ha surgido en la música con relevancia es el grunge, y ya han pasado 20 años. Por eso la gente joven mira hacía atrás y descubre la música de los treinta, cuarenta, cincuenta y sesenta". Es una opinión de Óscar Rodríguez, madrileño de 37 años y batería de Imperial Surfers, una banda que, entre otros géneros, factura ¡twist! Y hay que ver a los chavales cómo bailan en sus conciertos. Surgen en Madrid un puñado de grupos que cultiva músicas de cuando se estilaba el gramófono y que atrae a veinteañeros y treintañeros. ¿El objetivo? Buscar algo auténtico y cálido en la época del sonido frío. Estos son algunos grupos vintage.

Shellac Family actúa con tirantes y usan instrumentos como la tabla de lavar

Los Imperial Surfers practican 'twist', 'rhytm and blues', 'rockabilly'...

Deap Capo: "Hay un colapso en la evolución musical. Y se vuelve al origen"

The Ladies Band atacan versiones de las Supremes, Elvis Presley o Ray Charles

- The Shellac Family. Ivar Muñoz-Rojas cuenta 29 años y viste como los paletos americanos de la Gran Depresión, no la actual sino la de los años treinta. Carolina Arija tiene 28 años y le gusta la música de la década de los treinta. Cristina Gómez va a cumplir 33 y toca instrumentos decimonónicos como la tabla de lavar o las cucharas. ¿Raro? Pues la verdad, un poco. "No soy una friki", comenta Carolina, "aunque es verdad que me gustan las cosas raras. Empecé con el rock and roll de adolescente y he ido investigando en las raíces hasta detenerme en los años veinte y treinta, cuando aparecieron los primeros discos de pizarra". En efecto, lo que practica su grupo, The Shellac Family, se podría definir como hillbilly, el precedente del country, música festiva y rural realizada por los blancos paletos de la época. La Shellac, formado por tres chicas y dos chicos, se visten para actuar con tirantes y sombreros rancios y utilizan instrumentos añejos como la tabla de lavar. "Es percusivo, y se toca con unos dedales de coser en los 10 dedos", comentan. Y añaden: "Nos gusta la parte gañana y paleta del country americano". Uno de los momentos más esperados de sus conciertos es cuando Carolina entona el yodel, ese cántico tirolés que suena algo así como "yodel u-uu". "La primera vez que lo escucha la gente se parte de risa", afirma Carolina. Un público veinteañero y treintañero, de clara tendencia indie, como se vio en su reciente concierto del Centro de Arte Dos de Mayo de Móstoles. Para ellos, después de los años treinta no existe la música. "Hasta los Beatles nos parecen el colmo de modernidad", rematan.

- Imperial Surfers. Lo primero que sorprende en los Imperial Surfers (ojo: son ya siete años de vida) es que no tienen myspace, esa herramienta promocional de Internet que actualmente es tan importante en los grupos como los instrumentos. Responden ellos: "Somos unos perros incapaces de disciplinarnos para actualizarlo. Y lo más importante: preferimos promocionar nuestra música en los bares tomando unas cervecitas". Los Imperial Surfers practican géneros de los cincuenta y sesenta, twist, rhythm and blues, frag-rock, rockabilly... Es una banda básicamente instrumental que actúa uniformada (espectacular cuando se colocan sus rebequitas de universidad americana con su corbata) y que solo publican singles de vinilo. Gozoso cuando en sus actuaciones interpretan Bailando el twist, sí, del Dúo Dinámico, con una pátina rockera. "¿Difícil bailar el twist? Qué va, es como si estuvieses pisando una colilla", afirman. Prueben: funciona.

- Dead Capo. Si se pregunta a los programadores de las salas de Madrid por este grupo el resultado será: "¿Dead Capo? Musicazos". Pues eso, que estos treintañeros madrileños llevan desde 1999 evolucionando, experimentando y creando, pero siempre desde las raíces. Swing, surf, psychobilly, jazz... tocado con anchura, libertad y diversión. "Vivimos un momento de colapso en la evolución musical. Ya se han agotado las posibilidades de mezcla. Por eso se vuelve al origen", reflexiona sobre la aceptación de lo retro su contrabajista, Javier Díez, 36 años.

- The Ladies Band. Gema Tortuero, de 24 años, es una Betty Boop castiza, una pin-up de los años treinta con acento madrileño que pasea por la Gran Vía con zapatos de tacón rojos, falda corta de lunares, liguero y tocado púrpura en la cabeza. Desde luego, llama la atención. "Por supuesto, yo soy una pin-up todo el día, no solo cuando voy a actuar", dice, casi ofendida. Su grupo, todo de chicas (son seis), The Ladies Band, lleva poco tiempo actuando, pero ya se empieza a granjear un público joven y fiel. Ella es la cantante: "Cuando hay épocas de crisis la gente tiende a mirar atrás, a la esencia. Por eso triunfa en la actualidad lo vintage". The Ladies Band proponen una puesta en escena colorista mientras atacan versiones de las Supremes, Elvis Presley, Ray Charles o Stray Cats. "Son como los Blues Brothers, pero con falda", dice un testigo presencial de su espectáculo. Un dato más: se compran la ropa en tiendas de chinos y luego sus madres le dan a la aguja y el dedal para que se convierta en indumentaria pin-up. "Traigo a mi madre por la calle de la amargura", reconoce Gema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2010