Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Juanita Kreps, economista contra el 'techo de cristal'

Jimmy Carter la convirtió en una de las primeras mujeres en ocupar un alto cargo en la Administración de EE UU

Juanita Kreps hizo completamente añicos el techo de cristal que en la Administración estadounidense impedía a las mujeres escalar posiciones en determinados cargos, como la Secretaría (ministerio) de Comercio. Ese era un mundo reservado a hombres, principalmente llegados del mundo de los negocios para defender sus intereses. El ex presidente Jimmy Carter rompió la tradición y le confió esa cartera entre 1977 y 1979.

Fallecida el 5 de julio a los 89 años de edad en Durham (Carolina del Norte), Kreps nació en el seno de una familia humilde en Lynch (Kentucky). Su padre trabajaba en una mina de carbón de los montes Apalaches. De niña sufrió las consecuencias de la Gran Depresión. Excelente estudiante, se abrió camino en el mundo académico hasta llegar, en 1973, a la vicepresidencia de la prestigiosa Universidad de Duke. Dedicó prácticamente toda la vida a enseñar economía.

Entre sus grandes logros destaca el acuerdo comercial con China de 1979

Hasta su llegada a uno de los gabinetes más relevantes que dependen de la Casa Blanca, solo tres mujeres ocuparon puestos similares (en los departamentos de Empleo, Salud y Desarrollo Urbano). Y ya puesta a echar abajo barreras, fue la primera economista en liderar esa Secretaría. Su paso por el Departamento de Comercio fue lo que dio notoriedad y dimensión a su carrera, como gran promotora del crecimiento económico de EE UU. Allí estuvo al frente de casi 40.000 empleados y de la gestión de miles de millones de dólares anuales en proyectos públicos. Era, además, la cara del motor económico en el exterior. Entre sus grandes logros destaca el acuerdo comercial sellado con China en 1979.

Kreps tuvo, por tanto, que hacer un difícil y delicado baile con el Departamento del Tesoro, el de Estado y los servicios de seguridad nacional. No eran tiempos fáciles. Todo lo que olía a comunismo se revisaba hasta el último detalle para evitar que la tecnología sensible made in USA fuera a parar a manos enemigas. Un control que creó fricciones entre los cuatro gabinetes.

El mundo de los negocios la recibió al principio con dudas, porque no era uno de ellos. Pronto transformó ese escepticismo en alianza. Pero esa confianza no le impidió apretar las tuercas a los empresarios, y exigirles que a la hora de gestionar sus firmas miraran más allá de los beneficios y prestaran más atención a las cuestiones de responsabilidad social. Y como no podía ser de otra manera, fue una firme defensora del papel de la mujer.

Su sensibilidad por el más vulnerable le llevó a desarrollar legislaciones para proteger al consumidor y dotar de más transparencia las actividades en el mundo financiero. Cuando aún no llevaba tres años en el cargo, Kreps renunció a la Secretaría de Comercio por motivos personales. Carter aceptó la dimisión a regañadientes. Entonces dijo que había convertido un trabajo de tercera categoría en uno de primera fila.

La Universidad de Duke, donde se graduó en 1944 y se doctoró en 1948, le concedió en 1972 la prestigiosa cátedra James B. Duke de Economía. Tres años antes, en ese mismo centro, fue decana del Woman's College. Y ya puesta a abrirse camino en un mundo dominado por hombres, fue la primera mujer en ocupar un asiento en el New York Stock Exchange, el gestor de Wall Street. Desde 1985, Duke cuenta con una cátedra en economía que lleva su nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de julio de 2010