Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

España, vista por los románticos

Una exposición exhibe en Benalmádena obras de Burgess, Kemm y Long

Durante el siglo XIX España e Inglaterra mantuvieron una relación especial. El apoyo prestado por Gran Bretaña frente a la invasión francesa hizo que los españoles miraran con simpatía a los británicos. Por su parte, pintores y literatos británicos veían a España como un reino que les ofrecía la quintaesencia del idealismo romántico.

Viajaban por la península ibérica buscando un paisaje natural y auténtico, ya que la Revolución Industrial todavía no había degradado el paisaje peninsular. Llegaban atraídos por el exotismo, el misterio y el embrujo que aún caracterizaba la vida en España.

Los pintores ingleses huían de las grandes ciudades y de los estragos que causaba el progreso y la revolución industrial en Inglaterra; aquí encontraron sus buscados paisajes naturales y auténticos. La exposición Pintores románticos ingleses en la España del siglo XIX brinda la oportunidad de poder descubrir una cuidada selección de las obras realizadas por estos pintores ingleses que llegaron atraídos por el color y la cultura de la no desarrollada España decimonónica.

"Así nos vieron o así nos quisieron ver", dice la comisaria

Más de 40 piezas de artistas como Edwin Long, Robert Kemm o John Bagnold Burgess, entre otros, que marcan el alma de este gran movimiento pictórico.

"El Romanticismo que podemos disfrutar en esta exposición va más allá de lo artístico, nos acerca al alma romántica por excelencia, a la social e ideológica, a la que se manifiesta en las letras y en los pinceles y, sobre todo, a la que marca nuestra concepción de la vida", explica María Oropesa, comisaria de la muestra, que se podrá ver hasta el próximo 26 de septiembre en el Centro de Exposiciones de Benalmádena (Málaga).

Son óleos y acuarelas donde predominan la viveza de los colores y la expresividad de los rostros. "Así nos vieron, o así nos quisieron ver", comenta Oropesa, comisaria de la exposición.

Charla alrededor del brasero, Vendedora de fruta, Serenata al mediodía, Filtreo, Boda española o Las cigarreras, son algunos de los títulos de unos lienzos que fijaron, en buena medida, la imagen nuestro país en aquella época. En la muestra pictórica predominan los referentes de Andalucía, una tierra que actuaba sobre su retina como un poderoso imán.

También los grandes monumentos -la sensibilidad hacia el pasado fue otra de las constantes del romanticismo del siglo XIX- protagonizan algunas de estas telas que se pueden ver en Benalmádena. Amaneceres y atardeceres en la Alhambra de Granada, la Giralda de Sevilla, la catedral de Burgos...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de julio de 2010