Un dulce sin mala conciencia

La heladería Breda de Vitoria y Kaiku presentaron ayer el primer helado contra el colesterol

La propuesta se presenta redonda: una poteo acompañado de pintxos por los bares del centro de Vitoria; el Toloño, el Sagartoki o el Saburdi, para terminar muy cerca de éste último, degustando un helado Benecol en la heladería Breda. Que uno se ha pasado con las grasas trans, que tiene cierta tendencia al colesterol alto, que, en fin, quiere llevar una vida saludable, sin dejar de degustar las exquisiteces de la cocina vasca, ahí está el helado que ayuda a bajar el colesterol. Se acabó la mala conciencia gastronómica.

Este podría ser el anuncio del producto que ayer presentó la popular heladería vitoriana junto con la empresa de productos lácteos Kaiku, el primer helado que no sólo no engorda, sino que colabora en mantener a raya la hipercolesterolemia. A la vista de la expectación creada entre los medios de comunicación, con decenas de cámaras y micrófonos recogiendo la puesta de largo del producto, se puede aventurar que el éxito del nuevo helado de esta popular heladería italiana, en Vitoria desde 12942, está asegurado.

La fórmula está lograda tras muchas horas de estudio por ordenador
El postre viene a sumarse a la larga lista de productos funcionales

"Ha sido una tarea compleja, fruto de muchas horas de estudio, con una fórmula que al final se ha conseguido por ordenador, más que en la cocina", comentaba ayer el heladero Ramón Breda. Se refería a la voluntad de Kaiku para que el helado llevara la dosis de Benecol diaria recomendada, esa que se incorpora en los populares botecitos de yogur bebible. La empresa de productos lácteos se había puesto en contacto con Breda, reconocido por la calidad de sus helados para ver si era posible ofrecer una nueva fórmula de un producto que se comercializa en forma de yogur líquido, yogur sólido, bebida de soja y margarina, desde 1995.

"Con la primera prueba, obtuvimos 300 gramos de helado; algo imposible de vender al público", comentaba ayer Breda mientras ofrecía una degustación del producto final, que tuvo que ir depurando para que alcanzar el volumen habitual de una tarrina individual. "Rebajamos muchos de los ingredientes en un gran tanto por ciento, sobre todo grasas y azúcares, y le hemos incorporado crema de yogur para darle esa untuosidad característica del helado".

El resultado es un producto con claras reminiscencias al benecol, aunque también incorpora sabores lácteos de fermentación ligera, más marcados que el habitual helado de yogur liofilizado. En principio, Breda sólo pondrá a la venta el Benecol natural, aunque, conforme dicte la demanda, quizás se atreva con otros sabores.

Eso sí, como advirtió Iñigo Tapiador, responsable de productos funcionales de Kaiku, "se trata de un helado para adultos". Al igual que el Benecol, que se aconseja que no lo tomen los niños, el producto que ayer se presentó en Vitoria ofrece las mismas restricciones. "El Benecol actúa en el tránsito intestinal y en sus efectos beneficiosos incluye algunos procesos que pueden afectar a los principios de la nutrición infantil", explicó Tapiador.

De momento, Breda ya está maquinando nuevos productos para aquellos que tienen problemas con el azúcar o sufren intolerancia a la lactosa. "que no se quede nadie sin su helado", resumió.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción