Fainé: "Si las cajas no salen a por capital, desaparecen"

"El mundo se ha hundido y nos ha llegado esa ola a nosotros, aunque no la hemos causado. Hay que acoplarse a los nuevos tiempos y las cajas desapareceríamos si no salimos a los mercados a por capital", dijo ayer Isidro Fainé, presidente de la Confederación Española de Cajas (CECA) y de La Caixa. Con estas palabras justificaba por qué las cajas necesitan tener abiertas todas las posibilidades para capitalizarse, incluso a través la de la privatización de su negocio para convertirse en fundación.

Con motivo de la aprobación de la Ley de Cajas en el Congreso, que recibió los votos en contra de ICV, ERC, BNG, UPyD y Nafarroa Bai, y la abstención de PNV y CiU, Fainé comentó que esperaba cambios legales en el Senado.

El más importante será el que considere que se puede tener el control sobre un banco (que pertenece a las cajas) aunque no se controle el 51% de las acciones. "El Código de Comercio recoge esta posibilidad y es una realidad en muchas empresas", dijo Fainé. El asunto es clave porque la ley dice ahora que cuando se venden más del 50% de las acciones, se pierde la condición de caja. La CECA reconoció que el Gobierno ha ido más lejos en su reforma de lo que la patronal le propuso, pero aventuraron que el sector mantendrá, en su mayoría, su naturaleza y la obra social.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS