ANÁLISIS
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

De Beniferri y su historia

No se sabe con exactitud cuándo se construyeron las primeras casas de Beniferri, pero sí que ya estaban allí cuando el rey Jaume I conquisto estas tierras en septiembre de 1238.

Los moros se hicieron con Valencia en el siglo VIII. Enriquecieron las tierras construyendo acequias. Una de ellas, Tormos, riega el término de Beniferri y gracias a su caudal, floreció el cultivo de cáñamo, de moreras para los gusanos de seda, de maíz, legumbres, hortalizas y vinos, todo rodeado de bosques de pinos. Con Jaume I, Beniferri se llenó de cristianos viejos, nobles y ricoshombres que ayudaron al rey de Aragón a conquistar Valencia y por lo que fueron recompensados con tierras. Debió ser Beniferri una población bastante extensa e importante, pues el rey hizo 27 donaciones por un montante de 50 hectáreas, entre las que destacaba un palacio morisco con un trozo de huerta y una casa convento donde aun se conservan en buen estado unas pinturas hechas en su piso alto y un arco de piedra con remates de estilo gótico.

Más información

El nombre de Beniferri (ben, de origen árabe, se refiere a descendientes o herederos y ferri del latín ferrum, al hierro), prueba la convivencia de pobladores moriscos, romano-visigóticos e íberos. Esto es así porque el pueblecito estaba atravesado por la calzada romana que enlazaba Valencia con Aragón, de ahí el nombre de Camino Real de Aragón. Por ella circulaban carros arrastrados por caballos, mulos o bueyes, o bien carruajes y diligencias. A la vera del camino había talleres que empleaban la madera y el hierro para reparar ejes y aros de rueda y para herrar a los caballos. Por las noches, vaqueros especialistas conducían manadas de toros al matadero de Valencia para su sacrificio y esto sucedió hasta no hace mucho, pues yo lo he visto de pequeño.

Beniferri fue un señorío hasta que las Cortes de Cádiz los extinguieron el 6 de agosto de 1811. Entonces se constituyó un Ayuntamiento propio con su escudo, formado por una herradura y un caballo dentro. Así fue hasta que Valencia nos engulló en julio de 1872.

No es un pueblo de figuras destacadas Beniferri, aunque debo mencionar al fraile franciscano Joan Martí, párroco del pueblo, que el 17 de mayo de 1808, ante la tropelía cometida por los franceses, alzó al pueblo valenciano contra Napoleón Bonaparte con su oratoria enardecida. Desde su parroquia en Beniferri hasta la Plaça de les Panses, Martí, apoyado por Vicente Doménech, El Palleter, y el franciscano Padre Rico, fue la chispa de la rebelión del pueblo valenciano. Luego Martí quedó en la sombra, pues Rico hablaba mejor.

Hilario Sancho es subsíndico de la acequia de Tormos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción