Reportaje:BALONCESTO | NBA

LeBron James elige a Miami

El escolta abandona Cleveland en busca del anillo de la NBA

"Me voy a South Beach, jugaré para los Heat de Miami". Con esta frase, LeBron James acabó por deshojar la margarita y desveló la gran incógnita del verano en la NBA. Bajo la mirada de millones de espectadores, el escolta estadounidense, de 25 años, anunció la pasada madrugada ante las cámaras de la cadena ESPN su decisión de jugar en Florida las próximas cinco campañas. "He elegido la que creo que es la mejor opción para ganar ahora y para hacerlo también en el futuro", se justificó James, escogido mejor jugador de la Liga los dos últimos años.

Mucho se había especulado en torno al futuro de King James. Tras expirar su contrato con los Cavaliers de Cleveland, franquicia que le escogió en el primer puesto del draft en 2003 y en la que ha jugado los siete años que lleva de profesional, LeBron decidió salir al mercado como agente libre para sondear su futuro. Los esfuerzos baldíos de los Cavs por conquistar la NBA a pesar de contar con compañeros como O'Neal, Jamison, Gooden o Ilgauskas, frustraron una y otra vez el sueño de James, obcecado en conseguir el anillo de campeón en su Ohio natal. El subcampeonato de la temporada 2006-07, frente a los Spurs de San Antonio, su techo en Cleveland.

Ahora, en Miami, coincidirá con Dwyane Wade, alma mater de los Heat, y con Chris Bosh, ex socio de Calderón en la pista con los Raptors y reciente adquisición del club de Florida. Los tres proceden de la misma camada, la de 2003. Los tres, compañeros en la selección estadounidense campeona de los Juego Olímpicos de Pekín, en 2008, y de bronce en el Mundial de Japón, en 2006. El anillo es ya una obligación. "Tengo muchas ganas de jugar con ellos, no se trata de dejar los Cavaliers, sino de unir fuerzas con estos chicos", aseguró James, cuyo contrato se desconoce hasta la fecha.

Su decisión, aparte de causar júbilo en Miami, sembró malestar en Cleveland, donde algunos fans quemaron la camiseta de su ex líder. Incluso Dan Gilbert, propietario de la franquicia, le mandó una maldición tanto a James como a Miami, ya "poseedora del castigo y el mal karma".

El de James, sin embargo, no es el único movimiento. En Nueva York aterrizó Amar'e Stoudemire, y en Chicago Carlos Boozer. Joe Johnson y Paul Pierce renovaron con Atlanta y Boston, respectivamente. Todos los equipos intentaron atraer al Rey, pero este solo jugará en los Heat. En cambio, no podrá lucir el 23, su dorsal en la NBA, dado que en Miami está retirado. En honor a Michael Jordan.

LeBron James.
LeBron James.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS