Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GÜNTER NETZER | Campeón mundial en 1974 con Alemania | SUDÁFRICA 2010 | El rival de España

"Durante décadas nos frenó la arrogancia"

Günter Netzer, nacido en 1944 en Mönchengladbach, fue el 10 de la selección de Alemania que ganó la Eurocopa de 1972 y el Mundial de 1974. Jugó en el Madrid entre 1973 y 1976. Ayer deambulaba por su hotel con aire ensimismado. Al verle, se hacía difícil reconocer al magnate de los derechos audiovisuales en que se ha convertido.

Pregunta. ¿Cómo ve la trayectoria de Alemania?

Respuesta. Para nosotros este equipo es una gran sorpresa. Nadie esperaba cosas así. Hay que felicitar a Joachim Löw porque fue el único que dijo que iban a jugar así. Nadie creía en Klose y Podolski. Llevaban una racha fatal en sus clubes. Uno no jugaba en el Bayern y el otro lo hacía terriblemente mal en el Colonia. Aquí están jugando de una forma que ni yo ni nadie en Alemania comprendemos. Es el conjunto el que funciona. Ese grupo de jugadores jóvenes y conscientes de sus obligaciones, con calidad, fantásticos, ha hecho posible todo.

"A Müller no le conocía ni Beckenbauer. Sin él, perdemos mucho"

P. ¿En qué ha cambiado el fútbol alemán?

R. ¡Y no solo el alemán! Ahora, el fútbol es más rápido, más físico. Pero los alemanes siempre son los mismos. Sus virtudes no han cambiado: luchan y trabajan hasta el final. Si los infravaloras, pierdes. Este equipo tiene el mismo carácter. Me gusta incorporar cosas de otros países, pero los alemanes no pueden cambiar. Un alemán siempre es un alemán. No puedes ni debes cambiarlo. La fuerza de los alemanes es su carácter. Lo mejor de un alemán, como lo mejor de un brasileño, es lo que lleva incorporado.

P. Entonces, ¿por qué este equipo parece que juega a otra cosa completamente distinta si lo comparamos con los de 2002, 1998, 1994...?

R. En los últimos 20 años no habíamos tenido tantos jóvenes de talento. Özil puede ser extraordinario. Está empezando. Va como Müller, camino de ser un superclase. ¡Nadie conocía a Müller! Beckenbauer me dijo que no lo conocía. Es increíble. Cuando le veo, veo un jovencito que no tiene miedo a nada. Es un original. Habla como juega. Vive como juega. Sin Müller, Alemania pierde mucho.

P. ¿En qué se parece esta selección a las de 1970 o 1974?

R. No se pueden comparar generaciones porque el juego era distinto: más lento, menos físico, más elegante porque no corríamos continuamente.

P. ¿La esencia es la misma?

R. Lo que echo en falta en Alemania son las personalidades de otras épocas. Siempre las hemos tenido. Los clubes también tenían uno, dos o tres jugadores con un carácter muy fuerte y dominante. No es un problema del fútbol. Es un problema social. No hay líderes. Hoy, los entrenadores no quieren líderes. Quieren madurar un conjunto de individuos iguales unos a otros. Y no puede ser. A los jugadores extraordinarios tienes que darles libertad. En el campo y fuera de él. Yo tenía estas cosas. A mí los técnicos siempre me aseguraron que en el campo yo era un líder, un gran jugador dentro de un equipo. Esto ha cambiado totalmente incluso en Brasil, donde han aparecido entrenadores líderes que quieren imponer su filosofía a jugadores sin liderazgo. Dunga ha hecho eso y ha fracasado.

P. ¿Y España?

R. Me gusta muchísimo. Me alegro mucho por Vicente del Bosque, a quien no veo desde que dejé de jugar en el Madrid. No imaginé que fuera entrenador. En el vestuario era muy discreto, como lo es hoy. Lo veo en la tele y veo a la misma persona. ¡Fantástico!

P. ¿Qué pronóstico hace?

R. España, en comparación con Argentina, es superior. De Inglaterra no quiero ni hablar porque era un grupo de personalidades en sus clubes: Terry, Lampard, Gerrard o Rooney... Eran 11 futbolistas que jugaban en un equipo, pero no jugaban juntos. España tiene una organización inigualable. Es una máquina perfecta gracias a cerebros como Xavi o Iniesta, que no se ven en el resto. Solo le veo problemas delante. No me está gustando Torres. Veo mejor a Llorente. ¿Dónde juega? Solo le vi 20 minutos, pero me gustó. Y Villa es único.

P. ¿Schweinsteiger?

R. Antes no le importaba que le ganaran. Para él, lo fundamental era tener alegría. ¿Cómo tenerla si pierdes? Ahora es otra persona. Van Gaal ha sido muy importante para él. Le ha quitado del extremo derecho y le ha colocado de mediocentro. Tiene todas las condiciones para destacar. Es el puesto de su vida. Ahora habla más en el campo. Es el director del equipo. Con 25 años, lleva casi 80 partidos internacionales.

P. ¿Por qué a Alemania le ha costado tanto producir jugadores de calidad?

R. Durante décadas no se hizo un buen trabajo de cantera. Los clubes se acostumbraron a que los jugadores crecieran en los árboles. Así nos ganaron terreno y las diferencias no son como antes. Tradicionalmente, los alemanes eran más fuertes que los otros, más disciplinados... Pero la arrogancia hizo que nos estancásemos. Se hizo un vacío. Ahora, Matthias Sammer está trabajando con los juveniles y se comienzan a ver resultados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de julio de 2010