Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"El sector crece a toda máquina"

El secretario de Estado de Medio Rural y Agua considera vital el marco europeo

El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, insiste en que todos los consumidores "por partida doble" (como receptores del producto y contribuyentes del sector) merecen confianza, algo en lo que tiene un papel fundamental la transparencia: observatorios, publicaciones periódicas... "El consumidor no puede tener la sensación en ningún momento de que le toman el pelo", argumenta Puxeu, "hay que explicarle cuáles son los retornos en un sector que cuenta con la política comunitaria más dotada económicamente: 55.000 millones de euros". Dinero que "se invierte en garantizar el suministro, la seguridad alimentaria y la vertebración del territorio, en un sector que es el número uno".

Con todo, Puxeu opina que existen algunas deficiencias en la información que le llega al consumidor y que son las que, en definitiva, le ayudan a formarse una opinión. Para ello, se vale del ejemplo frutícola: "Si se venden 24 toneladas de limones a una fábrica de zumo concentrado a cinco céntimos cada uno, no se puede comparar con la red de tres unidades que se compra por diez veces más dinero en una tienda 24 horas de Madrid; los primeros están subvencionados y su destino es totalmente distinto", matiza.

Puxeu insiste en la importancia de que las políticas deben llevarse a cabo en el ámbito de la UE: "La politica agrícola común es uno de los pilares y es la que puede generar empleo, implantar nuevas tecnologías, economía verde...", y critica las corrientes que reclaman más apoyo a los micromercados y a los mercados autosuficientes. "Obvian que nuestra posición es exportadora y de liderazgo", advierte, y prosigue: "Las autoridades de competencia nos piden que llevemos las normas al ámbito comunitario".

En opinión de Puxeu, es fundamental combatir las políticas desleales, y para ello "la política agrícola común y la política de competencia, ambas europeas, no deben ser subsidiarias". Puxeu remata: "Las normas están ahí, solo hay que hacer uso de ellas".

En el caso de España, el secretario de Estado señala que ha ganado en eficiencia respecto a otros países porque la distribución moderna se ha compensado con la tradicional, especialmente en alimentos frescos, por la evolución de las tiendas de proximidad y por la presión de los consumidores, que ha llevado a la contención de precios. "El sector español crece a toda máquina", asegura.

Puxeu advierte de que lo único realmente preocupante es que haya destrucción de tejido productivo: "Si el sector, sea cual sea, tiene un handicap externo a su propia evolución, habrá que tomar actuaciones, siempre en el marco europeo y con las exigencias de transparencia, pero siempre con políticas comunitarias", insiste, y remata: "Las políticas locales de campanario solo sirven para ayudar al de al lado".

Para concluir, Puxeu insiste en la importancia de una política agrícola común en un sector vital para Europa por cuanto aporta en el buen funcionamiento de los mercados, la prevención de hambrunas y el flujo de mercancías, personas y desarrollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 2010