Sanidade aplica a las ayudas antidroga un recorte mayor del que anunció

Los restricciones afectan más a los servicios de municipios de PSOE y BNG

El recorte de las ayudas que la Xunta da a municipios y asociaciones para atender a drogodependientes es mayor que el anunciado por el Gobierno gallego. Los cálculos de la Asociación de Profesionais das Drogodependencias e outras Condutas Aditivas revelan que la reducción del presupuesto supera el 5% admitido por la Consellería de Sanidade. Según los datos aportados por esta organización, que agrupa a la práctica totalidad de los trabajadores del sector, en el caso de los programas de asistencia el recorte llega al 10,5% en los fondos de los ayuntamientos y rozan el 11% en los de las asociaciones, mientras que la caída es de un 8% en los servicios de prevención.

El importante recorte en asistencia se debe a la desaparición del Programa de Calidade, un sistema que permitía una mayor financiación porque se basaba en el cumplimiento de una serie de objetivos fijados en convenios anuales. La Xunta advirtió a los centros de esta supresión, pero no la incluye a la hora de calcular la disminución de las subvenciones, por lo que el porcentaje de recorte que anunció Sanidade es mucho menor que el real, tal y como admite la consellería.

El recorte de las ayudas no es homogéneo. Los municipios que más lo padecen son aquellos gobernados por los partidos de la oposición. Carballo y Cangas, en manos del BNG, sufren una caída del 14% y del 13% respectivamente, seguido de O Porriño, gobernado por los nacionalistas hasta febrero, con un 12%. La unidad a la que se le aplica un recorte menor es la de Ribeira, el único ayuntamiento con gobierno del PP, que tendrá un 7% menos de fondos.

En los programas de prevención, el recorte alcanza el 8%. La mayoría de los municipios sufre una rebaja del 6,86%, pero seis ayuntamientos gobernados por el PSdeG superan con creces esa cifra. Entre ellos destaca O Grove, con un recorte de más del 21%; Ames con un descenso de casi el 19%; o Noia, con un 17%.

La Consellería de Sanidade se escuda en la reducción del presupuesto del Plan Nacional sobre Drogas, dependiente del Gobierno central, para justificar las restricciones. Sin embargo, la mayoría de las asociaciones gallegas son de carácter local y este plan sólo financia entidades de ámbito estatal. Además la partida que el Estado da a Galicia para programas relacionados con la drogodependencia sube este año ligeramente en comparación con 2009.

La reducción de las ayudas no es la única novedad. La Xunta ha derivado la gestión de estas subvenciones a la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), un cambio que la entidad ha aceptado por "responsabilidad". Su presidente, Carlos Fernández, aseguró tras la firma de los convenios que los aceptan "con matices y por el imperativo de mantener el servicio y los puestos de trabajo de 400 personas que llevan 20 años prestando servicio en estas unidades municipales".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, los sindicatos sospechan sobre el reparto de subvenciones a las entidades de ayuda a la drogodependencia. La CIG denuncia que, pese a la caída general de las ayudas, sí sube la financiación de Proyecto Hombre, una entidad vinculada a la Iglesia y con la que las unidades municipales mantienen frecuentes conflictos sobre los tratamientos de desintoxicación, según Lola González, de CC OO.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS