Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez investiga pisos del hijo de Obiang en Madrid

La pesquisa sobre la familia del dictador conduce a nuevas cuentas

Nuevas pistas sobre el supuesto patrimonio oculto de Teodoro Obiang Nguema en España. El Juzgado número cinco de Las Palmas de Gran Canaria investiga la compra en Madrid de dos pisos a nombre de Gabriel Nguema Lima y Virginia Esther Maye Mba, hijo y nuera del dictador africano, y ha localizado fondos sospechosos a nombre del matrimonio ruso formado por Vladímir Kokorev y Julia Kokoreva, presuntamente vinculados al presidente de Guinea Ecuatorial, según señalan a EL PAÍS fuentes de la investigación.

La Policía Judicial y el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) han dado un nuevo impulso a la investigación judicial sobre supuestas cuentas y propiedades inmobiliarias en España de Teodoro Obiang, uno de los hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes, así como de varios de sus ministros y familiares.

Indaga cómo y cuándo se compraron las propiedades

Gabriel Nguema era uno de los tres firmantes de la cuenta de petróleo

El Banco de España bloqueó fondos de dos rusos en la Caja Rural de Canarias

El matrimonio Kokorev manejó 21 millones de euros en el Santander

La investigación la dirige la juez Ana Isabel de Vega que el pasado 1 de junio requirió al Registro de la Propiedad número 4 de Móstoles (Madrid) que facilite a la policía las xerocopias o fotocopias de inscripción registrales que consten o hayan constado a nombre del hijo y la nuera del presidente africano. Gabriel Nguema, era uno de los tres firmantes de la denominada Cuenta del Petróleo de Guinea Ecuatorial en el banco Riggs en Washington desde la que se enviaron entre 2000 y 2003 un total de 26,5 millones de dólares a España (21. 4 millones de euros).

La policía investiga cómo y cuándo se adquirieron a nombre del hijo de Obiang, ex viceministro de Minas, Industria y Energía, dos pisos y una plaza de garaje en la calle del Pintor Velázquez y en la avenida del Alcalde de la citada localidad madrileña. El Registro facilitó a los agentes una nota simple de las propiedades y comunicó su negativa a remitir copias de las inscripciones registrales. La juez recuerda en su mandamiento que estas últimas "son de vital importancia, dado que en ellas se contienen todos los movimientos que afectan a cada finca, así como las formas de pago de las mismas".

A petición de la Fiscalía Anticorrupción la juez ordenó en 2009 que se investigaran las operaciones en España de la sociedad panameña Kalunga Company, SA, controlada por el matrimonio ruso y supuesta tapadera del dictador africano. La sociedad tenía abierta a su nombre una cuenta en el Banco de Santander en Las Palmas que entre 2000 y 2003 movió los 26,5 millones de dólares procedentes del Riggs.

Las personas autorizadas para mover este dinero en la sociedad Kalunga eran los Kokorev, residentes en Canarias. Vladímir Kokorev, de 56 años, es licenciado en filología y profesor de historia. Julia Kokoreva, de 57, es periodista y se describe a sí misma como intérprete en América Latina, en la Unión Soviética y África, así como redactora en un "periódico independiente" durante la perestroika.

Cuando la Fiscalía Anticorrupción interrogó a Vladímir sobre la procedencia del dinero éste aseguró que su origen es legítimo y que proviene de sus negocios marítimos, pero una pesquisa del Subcomité de Investigaciones del Senado de EE UU destapó que los 26,5 millones de dólares llegaron a la cuenta de Kalunga en 16 transferencias desde la denominada Cuenta de Petróleo de Guinea Ecuatorial propiedad de los Obiang en el banco norteamericano Riggs. Este banco incumplió numerosas normativas y las cuentas de los Obiang en Washington cerraron en 2003 en pleno escándalo por las corruptelas bancarias.

Las investigaciones de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la policía conducen ahora a otras cuentas de los Kokorev en la Caja Rural de Canarias donde el matrimonio adquirió a su nombre varios productos financieros que se encuentran bloqueados por orden del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales, organismo dependiente del Banco de España. La juez ha pedido a la caja que aporte el informe interno en el que se explica y justifica el bloqueo de estos fondos.

Una providencia de Ana Isabel de Vega ha solicitado a la Tesorería General de la Seguridad Social que facilite a la policía la vida laboral de los Kokorev, así como de su hijo Vladímir y de Igor Kokorev. Este último estaba también autorizado en las cuentas abiertas por la sociedad Kalunga en el Banco Santander. La entidad se negó en su día a facilitar información sobre los movimientos de esta cuenta (la ley se lo impide), pero avisó al Sebplac, según fuentes de la investigación. A continuación, obligó a los rusos a cancelar sus cuentas.

Varios familiares de Obiang recibieron dinero de la cuenta de Kalunga. Su sobrino Melchor Esono Edjo y su yerno Fausto Abeso Fuma recibieron 2,1 millones de dólares (1,7 millones de euros). ¿Por qué envió usted ese dinero?, preguntó el fiscal Luis del Río Montes de Oca a Vladímir durante un interrogatorio. El ruso contestó: "Era un préstamo que le hice (al yerno de Obiang) para que se construyera un chalé y como pago de combustible en mi negocio de transporte". Kokorev asegura que ya ha cobrado "más de la mitad" del supuesto préstamo y que los pagos a Esono, sobrino del dictador, ex secretario de Hacienda y una de las tres personas que tenía firma en las cuentas del vidrioso banco Riggs, eran por supuestos servicios.

Kokorev reconoció a la Fiscalía que conoció a Obiang durante la época en la que era funcionario de la Unión Soviética y "como asesor del departamento internacional del PC", pero sostiene que la sociedad Kalunga administraba sus barcos y hacía operaciones en Panamá, Guinea y Canarias. El matrimonio ruso era apoderado de otras sociedades que están siendo investigadas por el Sebplac y el juzgado.

La investigación sobre las supuestas cuentas de Obiang y sus propiedades en España la inició la Fiscalía Anticorrupción dirigida por Antonio Salinas tras aceptar una querella presentada por la Asociación pro Derechos Humanos de España contra el dictador africano, varios de sus familiares y ministros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 2010