Reportaje:24 HORAS EN... FILADELFIA

Philly y el agujero del 'donut'

Visita a la estación de tren de Filadelfia, donde se rodaron escenas de 'Único testigo', y foto en las escaleras por donde subía Rocky

No parece que en esta ciudad, donde apenas hay atascos ni aglomeraciones, vivan casi cinco millones de personas. Filadelfia, a un tiro de piedra de Nueva York (a 144 kilómetros para ser exactos), atrapa por su tranquilidad, sus amplias avenidas y sus jardines arbolados en los que merodean las ardillas. Es una ciudad con historia: allí se fraguó y firmó la independencia de Estados Unidos y se rodaron películas como Rocky. Los estadounideses la denominan Philly y estaba llamada a ser en centro político del país: William Penn la convirtió en capital en 1682, pero en 1790 George Washington le arrebató el título. En su homenaje, la figura de Penn preside el edificio consistorial y da nombre al Estado de Pensilvania (Filadelfia no es su capital, sino Harrisburg, pero sí la ciudad más poblada). Aquí se dice que reposteros holandeses le hicieron el hueco central a una masa para freirla mejor: ¡anda, el donut! Y fue donde Al Capone pisó la cárcel por primera vez al ser detenido a la salida de un cine.

08.00 Un gran museo

Llegamos a la estación central de trenes (1) de 30th Street, que destaca por el imponente vestíbulo y el gentío continuo. Aquí se rodaron importantes escenas de la película Único testigo (1985), protagonizada por Harrison Ford. La segunda parada será en el cercano Philadelphia Museum of Art (2) (www.philamuseum.org; de martes a domingo, de 10.00 a 17.00; viernes hasta 20.45; 13 euros), cuyas escaleras son famosas porque en ellas el protagonista de Rocky, Sylvester Stallone, saltó y celebró su triunfo vital. En el interior encontramos una importantísima colección de obras de arte, de los impresionistas franceses Monet o Matisse, de Picasso, más el famoso urinario de Duchamp y su capital El gran vidrio, y la extraordinaria serie Fifty days at Iliam, del artista contemporáneo Cy Twombly. Pero cuando el visitante cree que lo ha visto todo, la segunda planta ofrece distintos escenarios del arte mundial. Allí se reconstruyen patios góticos y románicos de viejas iglesias, templos asiáticos o salones ingleses del XVIII.

11.00 El 'pensador' y Al Capone

Muy cerca del Museo de Arte es agradable pasear por el amplio paseo Benjamin Franklin (3). A mitad de esa avenida se sitúa el pequeño Museo de Rodin (www.rodinmuseum.org; de martes a domingo, de 10.00 a 17.00; 4 euros), en cuyo acceso está el famoso Pensador de grandes dimensiones, y en el acceso principal domina La puerta del infierno. El museo presenta una selecta muestra de obras de bronce del escultor francés. Antes de comer todavía hay tiempo para hacer una escapada a un lugar sorprendente, tétrico y telúrico. Hay que caminar hasta el 2027 Fairmount Avenue para visitar la antigua cárcel Eastern State Penitentiary (4) (www.easternstate.org; de 10.00 a 17.00; 9,70 euros). Un complejo penitenciario inaugurado en 1829 (dejó de funcionar como tal en 1971), en forma de estrella, que sirvió de inspiración arquitectónica para la mayoría de las cárceles europeas modernas, como la Modelo de Barcelona o la de Carabanchel de Madrid. A diferencia del sistema neoyorquino, donde se compartía la celda, el modelo Pensilvania condenaba a los presos a estar solos, en celdas pequeñas y con un severo régimen penitenciario. Entre los reclusos más famosos figura Al Capone, detenido en 1929. Se puede visitar su celda con comodidades especiales. Y para los turistas más atrevidos hay un circuito fantasma nocturno.

13.00 'Noodles' y más

Es hora de comer, en taxi llegaremos en cinco minutos al distrito de Chinatown (5), donde hay una amplia gama de restaurantes asiáticos como Penang (117 N 10th Street), especializado en cocina de Malaisia, o el tailandés Siam Cuisine (925 Arch Street). En la calle 10 podemos contemplar el moderno arco de entrada al barrio chino con un sinfín de comercios y restaurantes.

15.00 Concentrado de historia

Independence National Historic Park es la milla con más historia por metro cuadrado de Estados Unidos. Allí se fraguó y declaró la guerra de la Independencia y se constituyó el primer Gobierno. El Liberty Bell Center (6) (6th Street y Market Street) muestra la campana que inmortalizó la frase: "Proclamad la libertad en toda la tierra para todos sus habitantes". El Independence Hall (7) (Chestnut, entre 5th St y 6th St) fue la cuna del Gobierno norteamericano, allí se reunieron delegados de las 13 colonias que aprobaron la Declaración de Independencia el 4 de julio de 1776, y detrás mismo, en el Independence Square, se leyó en público por primera vez esa declaración. También se puede visitar el Carpenters' Hall (8), sede del primer Congreso confederado en 1774, y Library Hall (9), que guarda una copia de la Declaración de Independencia, así como las primeras ediciones de El origen de las especies de Darwin. También se puede ir al Congress Hall (10), sede del Congreso americano mientras Filadelfia fue capital, o al Old City Hall (11), sede del Tribunal Supremo de EE UU hasta 1800. La Christ Church (12) (2nd St) fue templo de oración de George Washington y Benjamin Franklin.

18.00 La bandera de Betsy

Old City, la parte antigua de la ciudad, que se sitúa detrás del puerto fluvial, está delimitada por el río Delaware y el Independence National Historic Park. A partir de 1970, muchos almacenes antiguos se convirtieron en apartamentos y restaurantes. La pequeña y adoquinada Elfrenths Alley (13) está considerada como la calle habitada más antigua de EE UU, y los más devotos del nacionalismo estadounidese pueden visitar Betsy Ross House (14) (239 Arch St), donde la costurera y tapicera Betsy Griscom tejió la primera bandera de Estados Unidos. Detrás del complejo histórico de la Independencia, tras pasar Walnut Street, llegaremos al distrito de Waterfront - O, repleto de casas del siglo XVIII de estilo inglés. Es el barrio residencial de Society Hill, y muy próximo está el Washington Square (16), un jardín repleto de ardillas.

20.00 Un bocadillo auténtico

Es buena hora para visitar la City Tavern (17) (138 South 2nd Street), construida en 1773, un restaurante de gama alta en cuanto al precio, que ofrece platos tradicionales y cuyos camareros van ataviados con trajes de época. Aunque los lugareños prefieren tomar un cheesesteak, el típico bocadillo de carne con queso, en el Jim's (18) (4th St & South St). Algo más avanzada la noche pedimos a beer (una cerveza). Uno de los locales más concurridos es McGillin's (19) (1310 Drury Street), con una amplia carta de cervezas de medio mundo. Otra opción es la Tavern on Camac (20) (Camac St, entre Locus St. & Spruce St), café-bar con piano en directo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50