Reportaje:Sudáfrica 2010 | GHANA- ALEMANIA

Chico bueno, chico malo

Los hermanos Boateng, que hoy se enfrentan representando a selecciones diferentes, Ghana y Alemania, no tienen nada que ver en su carácter y ya ni se hablan

Jerome y Kevin-Price, jugadores de la selección alemana y la ghanesa respectivamente, comparten algo más que la misma profesión: tienen el mismo apellido, Boateng. Ambos nacieron en Berlín y son hermanos por parte de su padre, ghanés. Los dos fueron de la mano en el comienzo de sus carreras: jugaron juntos en el equipo amateur del Hertha. Sin embargo, poco a poco, los Boateng empezaron a distanciarse. Ahora son algo más que adversarios dentro del campo.

Su relación atraviesa por un mal momento y han dejado de hablarse. Cada vez les separan más cosas de las que les unen y se acentúan más sus diferencias. Jerome, que acaba de fichar por el Manchester City, es un ejemplo de persona que ha asimilado casi por completo su germanización. Aunque lleva tatuada en su brazo derecho la palabra Agyenim, que significa "grande" en el idioma de su progenitor, y escucha música ghanesa, siempre tuvo claro que solo estaba dispuesto a jugar "en la selección alemana". Asegura que se identifica por completo "con la mentalidad y cultura de Alemania". Al igual que su hermano, nunca ha estado en la tierra de su padre. Sin embargo, Kevin-Price, que milita en el Portsmouth, se siente "orgulloso de ser africano" y por eso no ha dudado en incorporarse a la selección de Ghana, con la que disputa el Mundial. El jugador de la Premier, año y medio mayor que Jerome, también lleva varios tatuajes: en su brazo derecho y la frase The world is yours.

Más información

Su padre, Prince Boateng, resalta que es difícil encontrar en Kevin alguna de las características típicas que se les suponen a los alemanes. Por el contrario, a su otro hijo, Jerome, le ve como un joven germano en toda regla y le califica de "puntual y responsable". La relación familiar entre Prince y Kevin tampoco pasa por su mejor momento. Papá Boateng se enteró por la prensa de la incorporación de su hijo a la selección ghanesa. Reconoce que desde que su hijo mayor se marchó a Inglaterra, hace tres años, han perdido el contacto con él y no contesta a los mensajes que le envía. "El chico necesitaba ayuda, pero no ha dejado que le echen una mano", afirma resignado el progenitor en una entrevista concedida a Der Spiegel. A su llegada al Portsmouth, el jugador ghanés se hizo célebre enseguida por sus excentricidades y salidas nocturnas. En un día se compró tres coches, 160 pares de zapatos, 200 gorras y 20 chaquetas de cuero. La madre de Jerome, Martina Boateng, también califica de complicado el carácter de Kevin: "Es muy gracioso y le encanta hacer reír a los demás. Su problema es que tiene la boca muy grande y no es disciplinado". Martina reconoce que siempre temió que su hijo se dejara influir por su hermano.

El ambiente en el que han crecido ambos hermanos en Berlín tampoco tiene nada que ver. El mayor se crió en Wedding, uno de los barrios más problemáticos de la capital, donde "uno solo puede ser traficante, gánster o futbolista", según Kevin. Por el contrario, el pequeño vivió en una zona adinerada del oeste, Charlottenburg.

El jugador de Ghana refleja su carácter dentro del campo. A pesar de ser un buen futbolista, le cuesta poco perder la cabeza. En la pasada temporada hizo una terrorífica entrada que causó a su rival una herida en la pierna y le tuvieron que dar siete puntos. Por si fuera poco, el africano fue responsable de la lesión que ha apartado a Ballack del Mundial en la final de la Copa inglesa. Eso le costó que se creara una red social en Facebook llamada 82.000.000 (número total de habitantes de Alemania) contra Boateng. Ahora se enfrenta con su selección a Alemania y el encuentro se ha convertido ya en algo más que un duelo entre hermanos.

Las cuentas

- Ghana-Alemania:

A los africanos les clasifica

la victoria y el empate. Alemania es primera si gana mientras que el empate le deja a expensas del resultado del Australia-Serbia. Si los serbios empatan, a los alemanes les sirve el mismo resultado para ser segundos.

- Australia-Serbia:

Los australianos solo se clasifican con su victoria

y la derrota de Alemania. A Serbia le sirven la victoria y el empate si Alemania pierde o si gana por dos o más goles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de junio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50