Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | España-Honduras

El filón del Guaje

"Buscábamos profundidad y la hemos conseguido", resalta el nuevo delantero del Barcelona, que marcó los dos goles y falló un penalti jugando como extremo zurdo

David Villa, el hijo del minero, salió dispuesto a picar piedra buscando el gol que necesitaba España para sacudirse los miedos. Vicente del Bosque, tratando de estirar el campo, confió la titularidad como referente en el ataque a Fernando Torres. Así que El Guaje se pegó a la banda izquierda, donde, más que una veta, encontró un filón. Mendoza, un fornido hondureño, tardará en olvidarse de Villa porque le amargó la vida de manera cruel. "Me encuentro cómodo jugando pegado a la banda. Ya jugué así contra Bélgica. Buscábamos más profundidad con eso y lo hemos conseguido", dijo el delantero.

Vertical como una pared, Villa enfiló el camino del gol con la misma velocidad a la que jugó. Así que en apenas cinco minutos ya había tirado dos diagonales buscando un centro de Navas que no llegó y rematado al larguero con un derechazo desde 30 metros. De los cuatro primeros tiros a puerta de España, tres llevaron su firma y dos terminaron en gol. El primero, en el minuto 17, reunió la maldad del que lleva el gol entre ceja y ceja: controló un cambio de orientación de Piqué -"una gran asistencia", bromeó después el central- enfilando la portería, pasó entre Mendoza y Guevara a tal velocidad que ni le vieron, sentó a Chávez y, cayéndose, soltó el chut que se coló por la escuadra contraria, imposible para Valladares, el arquero del cuadro centroamericano.

"Me han dado suerte mi mamá y mi familia. El domingo fueron a la Santina", dice Villa

MÁS INFORMACIÓN

En el segundo, consecuencia de una contra magistralmente llevada por Xavi, tuvo suerte porque el disparo desde la frontal tocó en Chávez y despistó al portero. "Pero, una vez más hemos vuelto a fallar muchas ocasiones", lamentó, explicando que, más que para el orgullo del grupo, la victoria era fundamental para el devenir del campeonato: "Hoy había que ganar simplemente para no complicarnos la clasificación". En la pasada Eurocopa, Villa se estrenó con tres goles en el primer partido contra Rusia (4-1). Lleva 40 con la selección, a cuatro de Raúl, máximo goleador (44).

Eso sí, a Villa no se le da bien eso de tirar penaltis en Sudáfrica. En busca de un triplete, nadie le discutió cuando el árbitro japonés señaló como penalti un derribo de Izaguirre a Navas. Lo tiró abajo y a la derecha, pero la pelota se fue fuera. Es el primer penalti que España falla en la historia del Mundial de los 14 concedidos. Hace un año, contra Irak, durante la disputa de la Copa Confederaciones, Villa ya falló uno. Justo entonces, en la grada, se escuchó lo de "Villa, maravilla", que muy probablemente la afición española debió de cantar antes, pero el sonido de las vuvuzelas impidió oírlo. Tuvo en sus botas el tercer gol cuando el partido agonizaba, pero un defensa se cruzó entre su remate y la gloria de un hat-trick mundialista. "Me han dado suerte mi mamá y mi familia. El domingo fueron a la Santina [la Virgen de Covadonga]...", confesó El Guaje después del partido.

Antes de que celebrara los dos goles que le dieron a España los tres puntos, Villa ya sabía qué es marcar en un Mundial. En Alemania 2006 le hizo dos a Ucrania, en el debut en Leipzig, y un tercero a Francia el día que España cayó (3-1) en Hannover y dijo adiós al torneo. Ayer acabó jugando de nueve cuando Del Bosque quitó a Torres, pero no generó tanto peligro como el que llevó al área saliendo desde la banda izquierda.

Villa, elegido mejor jugador del partido (le tocó luego pasar el control antidopaje), se jugó la tarjeta roja en el primer tiempo, cuando le soltó un guantazo a Izaguirre en un saque de esquina, pero, afortunadamente para él, no lo vio el colegiado. Lo que vio el mundo fue el instinto goleador del hijo de un minero de Tuilla que volvió a encontrar oro.

Criterios de clasificación

Si dos o más equipos empatan a puntos, la clasificación se determinará aplicando sucesivamente los criterios siguientes.

1. Mayor diferencia entre los goles a favor y en contra en los tres partidos del grupo.

2. Más goles a favor en los tres partidos del grupo.

3. Más puntos sumados solo en los partidos entre los igualados (liguilla particular).

4. Mayor diferencia entre los goles a favor y en contra en la liguilla particular.

5. Más goles a favor en la liguilla particular.

6. Sorteo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2010

Más información