Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Rue McClanahan, Blanche en 'Las chicas de oro'

Su papel de mujer liberada creó escuela en otras series

Rue McClanahan, la actriz que interpretó a Blanche Deveraux en la serie Las chicas de oro, que se emitió en Estados Unidos desde la temporada de 1985 hasta la de 1992, falleció ayer, 3 de junio, a los 76 años, a causa de un derrame cerebral, según confirmó su representante. El suyo fue un papel que creó escuela en televisión: el de la mujer liberada y adelantada a su tiempo, un firme desafío a la mojigatez en los años de la revolución conservadora norteamericana de los años ochenta.

Nacida en Healdton (Oklahoma) en 1934, estudió en la Universidad de Tulsa, donde se graduó cum laude, y más tarde interpretación con Uta Hagen en la academia Perry-Mansfield, como destaca el diario The New York Times, hasta que en 1957 debutó en los escenarios de Nueva York. Se dedicó al teatro en los años sesenta y se pasó a la televisión en los setenta. Su primer éxito fue en un papel secundario, Vivian, en la serie Maude (1972-1978), donde coincidió por primera vez con Bea Arthur, que interpretaría a Dorothy (la alta) en Las chicas de oro.

Su personaje sirvió para hablar de temas como el sida o la homosexualidad

"Frivolidad combinada con ferocidad", la definió Tennesse Williams

En Maude, McClanahan interpretó a un ama de casa divorciada que se volvía a casar. En Las chicas de oro era la viuda que no se casaba con nadie, un vehículo para un humor que, a día de hoy, en interminables reposiciones de la serie, sigue manteniendo su frescura. La química entre las protagonistas era el principal activo de la serie. En un episodio emitido en 1988, Blanche le pregunta a Rose (Betty White, la ingenua): "¿Cuál fue tu primera impresión de mí?". Rose responde: "Pensé que llevabas demasiado maquillaje y que eras una fresca. Me equivoqué... No llevas demasiado maquillaje".

Blanche era la dueña de la casa de Miami Beach a la que se mudaban las cuatro viudas, una mujer segura de sí misma y con un notable apetito sexual. Si algo la definió en la serie fue el que nunca se avergonzaba de sí misma ni de su comportamiento, algo de lo que aprenderían muchas imitadoras, como la Samantha (Kim Cattrall) de Sexo en Nueva York. Detrás de la fachada de frivolidad y ligereza, Blanche era un medio para introducir en la ficción temas sociales candentes, como la homosexualidad o el sida.

En 1990, a Rose se le informa de que, a través de una transfusión, puede haber contraído el virus del sida. Es Blanche la que recomienda a la audiencia utilizar preservativos y enterarse de la vida sexual de los compañeros de cama. En un momento crucial del episodio, asegura: "¡El sida no es una enfermedad que afecte a mala gente, Rose! ¡No es el castigo de Dios a los pecados de nadie!".

Con su interpretación ganó un premio Emmy en 1987. De aquel grupo de cuatro amigas solo queda una, Rose, interpretada por Betty White, quien a sus 88 años vive una nueva época dorada en la televisión.

Un grupo de fans, a través de la red social Facebook, logró que presentara el programa de humor Saturday Night Live el pasado mayo, y ahora está organizando una campaña para lanzarla a presentar las galas de los premios Emmy y Oscar. Al enterarse de la muerte de su amiga, dijo: "Rue era una amiga querida y cercana... Esto me duele más de lo que me temía".

McClanahan tuvo un papel protagonista en la continuación de Las chicas de oro, la serie El palacio de oro, emitida entre 1992 y 1993. Posteriormente, siguió trabajando en televisión, cine y teatro. Uno de sus últimos momentos estelares le llegó donde comenzó su carrera: en Broadway. En 2005 interpretó a Madam Morrible en el musical Wicked, inspirado en la historia de El Mago de Oz. "Hace cosas maravillosas con las vocales en su papel de Madam Morrible, la exuberante jefa de estudios de la escuela. Roba las escenas con un solo gesto de la mano", escribió un crítico del New York Times.

En 2007 publicó su autobiografía, con un título que podría haber elegido su propio personaje en Las chicas de oro: Mis primeros cinco maridos... y aquellos que escaparon. En ella habla de sus incontables relaciones amorosas: "A algunos les amaré siempre, otros ya ni siquiera me gustan tanto, y hay unos pocos a los que me gustaría quitarles la ropa, atarlos a un poste, rociarlos con miel cerca de una colmena, dar un paso atrás y observar...".

Cuenta, además, un doloroso trance. Cuando era una niña actriz, acudió con su madre a Hollywood y un productor y su mujer le dijeron: "No tienes futuro en televisión". "Usé esa misma línea en el discurso que pronuncié cuando me dieron el Emmy en 1987. Por cierto, señor y señora No-tienes-futuro-en-televisión: que se os trague la tierra".

McClanahan superó un cáncer de pecho en 1997. En 2009 sufrió un ataque cardiaco y fue sometida a un triple bypass, del que todavía se estaba recuperando. Contaba con las visitas y el apoyo de su incondicional amiga Betty White. Finalmente, falleció este jueves, dejando el legado de una carrera de 53 años, con un talento que Tennesse Williams describió en 1972, en una crítica teatral: "Frivolidad combinada con ferocidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de junio de 2010