Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 neonazis de 'Blood and Honour' fueron en listas a las generales

Todos menos uno de los 18 acusados de los delitos de asociación ilegal y tenencia ilícita de armas por pertenecer a la organización neonazi Blood and Honour (Sangre y Honor), a los que juzga estos días la Sala Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid, fueron candidatos en las elecciones generales de 2004 por el partido Movimiento Social Republicano (MSR). La fiscal pide para ellos penas de entre dos y cinco años de prisión,

MSR forma, junto a los partidos España 2000 y Frente Nacional, una alianza autodenominada "tripartito patriota", que el pasado 18 de abril encabezó una manifestación en la capital en la que pidieron la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Esta protesta, que finalizó en la plaza de Colón, fue convocada por el Frente Nacional y acudieron unas 1.500 personas, que corearon numerosos lemas en contra de la inmigración, a cuyo colectivo acusaron de explotar a los españoles. Asimismo, se anunció el compromiso de un programa común, alcanzado para las elecciones municipales de 2011 y las generales de 2012.

Para ahondar más en las relaciones con el resto de grupo de ultraderecha, Blood and Honour compartía su sede social con el Movimiento Social Republicano en un inmueble de San Sebastián de los Reyes, según afirmó ayer durante el juicio el sargento de la Guardia Civil responsable de la investigación. "Roberto Luengo Usano era el jefe indiscutible, y pese a que dejó la presidencia de la asociación a su hermano Alberto, era quien dirigía a todos. De hecho cuando registramos su casa vimos una metopa en la que se reconocía su lucha por la organización", explicó el guardia civil.

Del cotejo de las listas de las elecciones generales de 2004 del MSR se puede comprobar por ejemplo que el máximo líder de Sangre y Honor, Roberto Luengo Usano, de 34 años, ocupó el segundo puesto de la lista por Burgos para las elecciones generales del 14 de marzo de 2004. Igual ocurrió con Sergio Real Díaz, de 33 años, que iba por Álava. Jorge Vivar Casal, de 25 años, el encargado de recibir a los grupos que tocaron en el recital de Talamanca del Jarama, en el que se tararearon canciones xenófobas, ocupó el puesto número cinco en la lista por Vizcaya. Y así hasta 17 candidatos en las diferentes circunscripciones de toda España.

Este colectivo de carácter neonazi estaba legalmente registrado, pero sus dirigentes habían firmado unos estatutos en los que promovían las ideas nacionalsocialistas "para hacer llegar el nazismo a la juventud", según el responsable de la investigación. Una situación facilitada por el asesoramiento del abogado Pedro Pablo Peña Muñoz, que explicó a los integrantes del grupo cómo debían actuar si eran detenidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 2010