Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abe Rábade se reencuentra con Bill Goodwin en Nueva York

El pianista gallego toca cinco noches en el Lincoln Jazz Center

Hace un año, en el Festival dos Abrazos santiagués, Abe Rábade tocó con el histórico baterista Bill Goodwin en un cuarteto con Adam Niewood al saxo tenor y Paco Charlín al contrabajo. El disco que se grabó entonces, pendiente de edición, se reabre estos días -del 25 al 29- en el Lincoln Jazz Center de Nueva York. "Proseguir la experiencia del Bill Goodwin Quartet en Nueva York es una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida a nivel musical y humano", apunta el pianista y compositor compostelano.

Goodwin, de 68 años, ha tocado y grabado para Dexter Gordon, Art Pepper o Bill Evans. Sus baquetas figuran también en experiencias más o menos limítrofes, como el Nighthawks at the diner de Tom Waits. En las cinco noches en el club de Wynton Marsalys, al frente de la big band residente, Rábade se defiende a sí mismo en una apuesta por la tradición más ortodoxa del jazz. La de Goodwin, "allí donde el swing manda y los standards son el camino". "Es obligatorio que un jazzista se maneje en este terreno, porque es el terreno común que nos une a todos", dice el autor de Open Doors, que forma con Goodwin a la batería, Niewood al saxo tenor y Chris Higgins al contrabajo.

"Es obligado que un jazzista domine la tradición que nos une a todos"

Ortodoxo pero dúctil, Rábade no se reconoce en la ruptura de fronteras estilísticas que marca el rumbo del jazz: "Cuando tienes la oportunidad de poner en práctica la tradición junto a una leyenda viva, sientes la grandeza de esta música, la importancia de haberte educado en un código vivo que es base para la creatividad en los solos y en la interactividad con el resto del grupo".

La minigira estadounidense de Abe Rábade continúa hasta el sábado. Hoy compagina el Lincoln Center con el Smalls Jazz Club, donde tocará piano y duetos, acompañado de Niewood al saxo. Con Niewood, al que conoció cuando estudiaba en la Berklee School de Boston -fue él quien le propuso colaborar con Goodwin- hará dos bolos más a mediados de junio, el 14 en Cleveland y el 16, de vuelta en el escaparate neoyorquino, en el Festival Internacional de Rochester.

Con el reciente Open Doors Live en las tiendas, la producción de Rábade sigue aumentando. Tras encargarse el año pasado del disco-homenaje Kind steps. El legado de 1959, el disco del Bill Goodwin Quartet saldrá en Azos Jazz, el sello que acaba de poner en marcha con Sergio Lago (Falcatruada). Y Karonte Records editará en breve Zigurat, el nuevo trabajo del Abe Rábade Trío. El proyecto más antiguo de Rábade, desde 1996, se mantiene ahora con el lisboeta Bruno Pedroso a la batería y la incorporación del contrabajista vasco Pablo Martín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010