ARTE

La tecnología aplicada al cuerpo triunfa en los premios Ars Electronica

MediaLab Prado, Rodrigo Blaas y Félix Luque se llevan una mención de honor cada uno -Chaos Computer Club gana en la categoría de comunidades virtuales

Lo ha conseguido. Tras una década de investigación, por fin la tercera oreja de Stelarc funciona y el artista australiano, conocido por combinar creación, robótica e investigación biomédica, lo celebra como ganador de la 23ª edición de los Ars Electronica Prix en la categoría de Arte Híbrido.

No es la primera vez que Stelarc manipula su propio cuerpo con la tecnología, pero es, sin duda, la más impactante. El artista se ha implantado en el brazo una oreja generada por cultivo de sus tejidos, que funciona como un receptor y emisor inalámbrico de audio.

"Además de la función de escucha remota, es decir, que desde cualquier parte del mundo es posible oír lo mismo que oye mi tercera oreja, más adelante crearé un sistema distribuido a través de Bluetooth, de modo que si alguien me llama al móvil yo le podré hablar a través de mi oreja", asegura Stelarc, que se ha enfrentado a todo tipo de problemas médicos y legales para realizar el proyecto.

Más información
PRIX:
INTERACTIVOS?:
MEDIALAB:
ALMA/ R. BLASS:
F. LUQUE:

Con Ear on Arm, el artista lleva a las extremas consecuencias su filosofía creativa, según la cual las prótesis no sirven solo para suplir deficiencias, sino para incrementar y expandir las posibilidades del cuerpo humano.

Paliar la esclerosis

Exactamente lo contrario de EyeWriter, un proyecto concebido para paliar las consecuencias de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa neuromuscular que puede conducir a la parálisis general. El proyecto, ganador de la categoría de Arte Interactivo, fue impulsado por el artista de graffiti de Los Ángeles Tony Quan, más conocido como Temptone, al que le fue diagnosticada esta enfermedad en 2003. Para que pudiera seguir expresando su creatividad, un amplio colectivo, encabezado por Zach Lieberman, James Powderly, Evan Roth, Chris Sugure y Theo Watson, decidió desarrollar un sistema de fuentes abiertas y razonablemente barato que permite dibujar en la pantalla del ordenador exclusivamente con el movimiento de los ojos.

La mirada protagoniza también Nuit Blanche, de Arev Manoukian, la obra ganadora de la sección de Animación Digital, un impactante cortometraje que relata el encuentro y amor a primera vista entre dos desconocidos. En la categoría dedicada a las Comunidades Virtuales ha resultado ganador el Chaos Computer Club, una plataforma creada en 1981, en Alemania, para analizar el impacto social de la tecnología.

Finalmente, el máximo galardón en Música Digital y Arte Sonoro ha recaído en Rheo: 5 horizons, del japonés Ryoichi Kurokawa, que plasma el diálogo entre los paisajes geográficos y los panoramas sonoros en una instalación de cinco pantallas.

La creación española ha sido reconocida con tres menciones de honor. El centro de producción MediaLab-Prado de Madrid por Interactivos?, una plataforma de creación colaborativa de instalaciones interactivas, que representa un nuevo formato de exposición, basado en la apertura al público del proceso de producción de las obras. Según Marco García, responsable de MediaLab, "Esta mención reconoce las metodologías de innovación abierta que desarrollamos en nuestros talleres de producción, configurando un modelo de institución cultural que no funciona como mero proveedor de contenidos sino como plataforma en la que los procesos de investigación y producción son permeables a la participación de cualquiera".

Desde la primera edición en 2006 se han realizado unos 150 proyectos, que incluyen videojuegos experimentales, instalaciones sonoras, visualización de datos y sistemas electrónicos alimentados por energía sostenible, entre otros. Hasta el 7 de junio está abierta la convocatoria para participar en la próxima edición, que se celebrará del 7 al 23 de junio, bajo el título Ciencia de barrio.

Las otras dos menciones han recaído en Félix Luque por la instalación inmersiva Chapter I - The Discovery, que se presentó en LABoral de Gijón y Rodrigo Blaas por el corto de animación, Alma, la inquietante historia de una niña que un día ve en un escaparate una muñeca idéntica a ella.

Los premios Ars Electronica, que este año recibieron 3.083 proyectos de 70 países, se entregarán a primeros de septiembre en Linz (Austria) durante el festival homónimo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS