Griñán aboga por la gestión directa de los fondos ICO

El presidente andaluz critica la mediación de las entidades financieras

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, apostó ayer por una gestión directa de los préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) al considerar que el modelo actual "no ha funcionado". La mediación de las entidades financieras en estos préstamos estaría tras las deficiencias por las que el titular del Gobierno andaluz creyó conveniente una reorientación del sistema de crédito en España sin la que, en su opinión, no será posible impulsar un nuevo modelo productivo.

Desde Almería, donde ofreció una conferencia dentro del segundo Foro de las Ideas que organiza la Universidad para reflexionar sobre distintos temas de actualidad, Griñán consideró "imprescindible" darle un giro al modelo actual del ICO que incluiría una gestión directa por parte de las administraciones de los préstamos que concede la entidad pública que, sólo en los dos primeros meses del año, superaron los 36.000 en toda España.

Más información
Valderas: "No hay huevos para recortar a la Iglesia"

Dentro de estas tesis, y como había apuntado días atrás, Griñán indicó que la intención de la Junta de Andalucía es poder aplicar ya esta gestión directa a los 3.000 millones de euros concedidos por el ICO tras la firma de un acuerdo para financiar los programas del proyecto Andalucía Sostenible, con el se trabajará para establecer un nuevo modelo productivo.

Griñán, que incidió en la necesidad de "otro tipo de supervisión", pese a calificar de excelente el actual modelo, argumentó en este sentido que, en 2007, cuando la crisis ya se vislumbraba, el 62% del crédito financiero fue a parar al sector inmobiliario, en detrimento de otras actividades de rentabilidad no tan inmediata, pero de menor riesgo.

En sus cerca de 50 minutos de análisis, fundamentalmente económico, el presidente andaluz situó la falta de competitividad como uno de los principales escollos que, al margen de la situación de los mercados financieros, afrontan la economía nacional y regional. Convencido de que es necesario emprender reformas, entre ellas en los servicios y en la fiscalidad, Griñán no eludió referirse a la del mercado laboral al abogar por vincular los salarios con la productividad. Sobre el modelo de protección social, advirtió finalmente que será insostenible de no incrementarse la competitividad, si bien subrayó que no se puede renunciar a un modelo construido durante décadas en Europa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El PP quiere regular los sueldos por ley

La portavoz parlamentaria del PP andaluz, Esperanza Oña, consideró ayer que la manera "más segura" para regular los salarios de los alcaldes es la futura Ley de Autonomía Local, "mientras que ésta no se vulnere". En rueda de prensa, Oña afirmó que esta cuestión debería estar controlada por ley y con unos criterios "rigurosos, objetivos y cuantificables que no llamen al engaño o la trampa". Según apuntó, dichos criterios podrían establecerse por población o por presupuestos, entre otros. Y es que, según ella, no es lo mismo que se rebaje un 15% a alcaldes que ganan 20.000 euros al año que aquellos que tienen retribuciones de 120.000 euros anuales.

El pasado lunes el secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, telefoneó al vicesecretario socialista, Rafael Velasco, para iniciar contactos y pactar la rebaja conjunta de las retribuciones de los alcaldes y concejales en igual medida que lo hagan los altos cargos de la Administración andaluza. Sanz hizo esta llamada tras anunciar el PSOE que ha ordenado todos sus ediles que se recorten en sueldo entre un 5% y un 15%.

El presidente de la FAMP, Francisco Toscano, dijo ayer que ni el Parlamento ni a los partidos les corresponde regular las retribuciones de los alcaldes, por lo que convocará una ejecutiva de la institución para recomendar la rebaja.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS