Feijóo excluye del pacto por el gallego el decreto sobre el idioma escolar

PSdeG y Bloque exigen la retirada del proyecto como condición para negociar

Las expectativas creadas por Alberto Núñez Feijóo se disiparon en horas. El polémico decreto sobre el uso del gallego en las aulas, el mismo que arrastró a decenas de miles de personas a protestar el lunes por las calles de Santiago, está excluido en la propuesta de pacto por el idioma que muy solemnemente lanzó el presidente de la Xunta ese mismo día, el de las Letras Galegas. El acuerdo que defendió Feijóo, en presencia de los miembros más relevantes de la Real Academia Galega, debe servir para impulsar la política lingüística, pero excluye taxativamente el uso del idioma propio en las aulas, aseguraron fuentes del Gobierno autónomo.

La aclaración echa por tierra las esperanzas de la oposición, que en realidad eran prácticamente nulas. A pesar de las advertencias del Consello Consultivo de Galicia, que considera anticonstitucional la consulta a los padres prevista en el decreto, ni PSdeG ni BNG contaban con una rectificación de la Xunta, máxime después del comunicado del Partido Popular el mismo lunes, en el que calificaba la manifestación de "fiesta de exaltación de la imposición". Ni socialistas ni nacionalistas ven más salida que la retirada del borrador de decreto, para dejar en vigor el actual, aprobado por el bipartito, como punto de partida para cualquier acuerdo con el Gobierno gallego.

Galicia Bilingüe acusa al presidente de "huir de su programa electoral"
El PP advierte que no mantendrá el decreto en vigor el próximo curso
Pachi Vázquez pide una comisión en el Parlamento para negociar el pacto

Más información

La Xunta, mientras, apremia a la oposición para concretar antes del verano el acuerdo que propuso Feijóo. Pero no lo hará en cuestión de días, como sería necesario para consensuar el decreto, dada la proximidad del nuevo curso escolar. La última oferta de Feijóo se fundamentaba en cuatro principios: cooficialidad, consideración del gallego como lengua propia de Galicia, no discriminación por razón de lengua y "acción positiva" para la extensión del conocimiento del gallego y su uso. Este último extremo se entendió como una propuesta que afectaría al decreto, pero no será así.

También Galicia Bilingüe, inspiradora del programa lingüístico del PP en las autonómicas, cree que Feijóo trata de "huir de su promesa" electoral, y que para ello no duda en "utilizar" el informe del Consello Consultivo que, aseguró, "no es vinculante". La asociación que lidera Gloria Lago no disimuló su "decepción ante los pasos erráticos del proyecto lingüístico del Partido Popular".El Gobierno gallego espera contar en los próximos días con el informe que solicitó a su Asesoría Xurídica para contraponer al del Consello Consultivo. Este último es suficientemente concluyente como para reafirmar las posturas de la oposición. De la oferta de pacto, mientras, hablaron ayer tanto el líder socialista, Pachi Vázquez, como el nacionalista, Guillerme Vázquez, y los dos con idéntico recelo. El primero lo tachó de "ocurrencia" y, el segundo, de "declaración de intenciones".

El secretario general de los socialistas gallegos, que volcó a su partido en la manifestación del Día das Letras, contrapuso otros cuatro pilares para el pacto a los enumerados por Feijóo: Constitución, Estatuto, Lei de Normalización Lingüística y Plan de Normalización. Y para sustanciar el consenso, abogó por constituir una comisión parlamentaria en la que participen no sólo los partidos políticos, sino también los agentes sociales, económicos y culturales de Galicia. Vázquez recogía así una propuesta realizada por el Consello da Cultura Galega.

La desconfianza hacia la propuesta de Feijóo es absoluta. "No vale poner la mano en el corazón y reclamarse galleguista y con la otra ahogar la principal seña de identidad del país; ni ir al Panteón dos Galegos Ilustres, y luego destrozar lo que consiguieron", le acusó Pachi Vázquez. "No vale disparar al aire ocurrencias", añadió Vázquez, que ironizó con la posibilidad de hacer "un tratado" sobre la búsqueda de consensos con el PP en los que finalmente "dicen justo lo contrario de lo acordado"

El BNG se encuentra en parecida situación de desconfianza respecto a la oferta de Feijóo, informa Víctor Honorato. "Es una declaración de intenciones que no se corresponde con la práctica", señaló el portavoz nacional de la formación, Guillerme Vázquez, durante una rueda de prensa en Santiago. "Que retrotraiga todas las medidas tomadas este año, que destituya al equipo que las llevó adelante y, a lo mejor, después se puede volver a algún tipo de consenso", exigió. Vázquez dejó claro que no considera creíble la oferta de pacto mientras siga vigente el decreto del gallego.

El líder nacionalista se refirió a la manifestación del lunes contra la política lingüística de la Xunta: "Quiero agradecer el esfuerzo de las decenas de miles de personas que estuvieron en Compostela para decirle al presidente de la Xunta que tiene que cesar en su política contra el idioma de este país". Según Vázquez, la oposición social al decreto sólo puede ir en aumento. "Cuanto más tarde en retirarlo, más contestación social encontrará", vaticinó. Evitó referirse, en cambio, a la actitud de los socialistas, mucho más volcado en la manifestación del lunes que en anteriores protestas. "Tenemos poco que decir", indicó. "El BNG siempre ha tenido una línea coherente en este proceso. Si los demás se quieren ir sumando, con sinceridad y consecuencia, nosotros encantados", manifestó.

Los grupos parlamentarios de PSdeG y Bloque buscarán en el próximo pleno un posicionamiento sobre el gallego del Partido Popular, al que solicitarán que asuma una "rectificación" de la política lingüística y "oiga" a los gallegos.

Tras la reunión de la Xunta de Portavoces, los representantes socialista, Xaquín Fernández Leiceaga, y nacionalista, Carlos Aymerich, explicaron las iniciativas que han introducido en la sesión de la próxima semana y que van en el sentido de "retomar el consenso" y "restablecer los derechos de los gallegohablantes", respectivamente. El portavoz de los populares, Manuel Ruiz Rivas, se apresuró a desinflar cualquier expectativa de la oposición respecto al aplazamiento del borrador que prepara la Xunta. El PSdeG "está equivocado" si cree que el decreto actual "va a seguir en el próximo curso", adelantó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de mayo de 2010.