_
_
_
_
_

Un juez marbellí cita como imputado por blanqueo al actor Sean Connery

El intérprete escocés y su esposa deberán explicar la venta de su mansión

La Casa Malibú, una villa de estilo mediterráneo plagada de buganvillas en la que Sean Connery pasó grandes momentos durante sus estancias en Marbella (Málaga) dejará de ser un buen recuerdo para el actor. Un juez de Marbella ha citado al intérprete escocés y a su esposa Micheline para declarar como imputados en una nueva causa de blanqueo de capitales en el sector inmobiliario en el que se investiga la venta de esta vivienda. Connery, que dejó Marbella porque no estaba conforme con el rumbo que estaba tomando la ciudad con el gobierno de Jesús Gil, no ha podido escaparse de la estela del caso Malaya que destapó la corrupción en el municipio. La investigación, bautizada Goldfinger, lleva el nombre de una de sus películas, y está bajo secreto temporalmente.

En la Operación Goldfinger también están implicados Roca y Julián Muñoz
Más información
El juicio del 'caso Malaya' arrancará el 27 de septiembre

Ricardo Puyol, titular del juzgado número 1 de Marbella, ha citado a declarar al matrimonio para finales de mayo, junto con cinco abogados, también implicados. Las diligencias forman parte de una querella que la Fiscalía Anticorrupción presentó en julio de 2007 tras examinar varios convenios urbanísticos rubricados en la ciudad en pleno furor urbanístico y cuando Juan Antonio Roca, el máximo imputado del caso Malaya, todavía era asesor de Urbanismo.

Además del actor, su esposa y los abogados, hay otros 21 imputados, entre ellos Roca y el ex alcalde Julián Muñoz. Las últimas actuaciones, por las que la policía registró el miércoles las oficinas en Madrid y Marbella de la firma Díaz Bastien y Truan Abogados (DB&T), están relacionadas con la venta de la parcela de Connery. Actualmente, el actor está afincado en Las Bahamas, conocido paraíso fiscal.

En los años 70, fecha en la que Connery compró la Casa Malibú, la villa estaba en una zona de Marbella prácticamente virgen: primera línea de playa entre Puerto Banús y San Pedro Alcántara, rodeada de eucaliptos y sin muro alguno que tapara las vistas. De los primeros años, en los que el veterano actor escocés iba dando un paseo por la playa hasta Puerto Banús para comprar el periódico, pasó a la época en la que los fotógrafos le salían al paso en cada desplazamiento. "Se enfadaba cuando le hacían fotos con ropa informal", recuerda un fotógrafo. Sus tranquilos partidos de golf y las pequeñas reuniones con amigos se fueron perdiendo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En verano de 1998, Connery contó a la prensa internacional que en Marbella no encontraba la tranquilidad que deseaba y que iba a poner a la venta su casa. La propiedad, que la inmobiliaria británica Knight Frank ofertó por 9 millones de dólares, tenía una residencia principal, tres estancias para invitados, piscina y jardines.

En enero de 2000, la sociedad Malibú SA, que poseía la parcela de Connery, firmó un convenio con el Ayuntamiento marbellí que el Tribunal de Cuentas ha examinado con detalle. Según un informe del alto órgano fiscalizador, el 24 de enero de 2000 Malibú SA, pactó un aumento de edificabilidad de la parcela en 6.123 metros cuadrados. Un año después Malibú SA vendió parte de sus terrenos a la sociedad By the Sea SL, domiciliada en el despacho de Madrid de la firma DB&T, que la policía registró el pasado miércoles.

La empresa By the Sea SL, también era dueña de unos terrenos colindantes con la finca de Connery, por lo que siguió los tratos con el consistorio marbellí en los años siguientes y terminó construyendo una urbanización de 72 apartamentos de lujo. La promoción está habitada, pero es ilegal. El Plan Urbanístico de Marbella prevé regularizarla si se ceden terrenos de la zona litoral para parques y jardines.

El Tribunal de Cuentas estima que la firma de estos convenios ocasionó un perjuicio económico de 2,7 millones de euros para el municipio. El alto órgano fiscalizador incide en que en 2004, el Consistorio todavía le quedaba por cobrar 601.012 euros de la empresa By the Sea y 311.594 de Malibu SA.

El actor Sean Connery y su esposa Micheline Roquebrune, en 2009.
El actor Sean Connery y su esposa Micheline Roquebrune, en 2009.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juana Viúdez
Es redactora de la sección de España, donde realiza labores de redacción y edición. Ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria profesional en EL PAÍS. Antes trabajó en el diario Málaga Hoy y en Cadena Ser. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_