Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... JOE WILSON

"Mis hijos no tienen ni móvil ni ordenador propio"

En una esquina de la sala, un grupo de estudiantes aprende a programar; en la contraria, otros, a usar una nueva herramienta, y también los hay viendo vídeos. Un millón de alumnos y aficionados a la informática están haciendo lo mismo a la vez en alguna parte del mundo. Es la Imagine Cup. Joe Wilson, el director de Iniciativas Académicas de Microsoft, la hace posible cada año. Se trata de una competición informática anual en la que se hacen demostraciones y se dan cursos. Wilson ha parado en Madrid para visitar a parte del equipo que dirige: personas en 60 países. Tiene 42 años y cuatro hijos. Y lleva dos alianzas, una en la mano y otra colgada al cuello de un cordón de cuero. "Mi mujer me marcó dos veces", bromea mientras relata las dos ceremonias de matrimonio con July-Anne.

'Director académico' de Microsoft, aboga por poner límites al uso de tecnología

Nos sentamos a la mesa de un moderno restaurante en el barrio de Chueca. Él es vegetariano y coincidimos en las virtudes del tomate. El chef se lo ofrece de todas las maneras posibles: en crema, en salsa, al natural... Y le da a elegir varios platos especiales. Escoge las albóndigas de seitán (una proteína vegetal) y los espaguetis con tomate natural y pesto de algas. Habla rápido y sin perder la sonrisa. Empieza contando que su idea es ayudar a los estudiantes a que avancen con la ayuda de la tecnología, con el objetivo de que les atraiga dedicarse a este campo. ¿Para una gran empresa como la suya, están antes los beneficios o los estudiantes? "El servicio a los estudiantes", responde sin dudar. "Los beneficios pueden venir de otros sitios. Bill Gates empezó a los 17 años con su empresa y hay otras de tecnología que fueron fundadas por estudiantes, como Apple, Facebook y Twitter".

Uno se pregunta si sus hijos se pasarán el día rodeados de aparatos. "¡Qué va! No tienen ni ordenador ni teléfono móvil propio. Debe haber un equilibrio. Les ponemos un tiempo límite para usar la tecnología (televisión, videoconsola, ordenador...), y se lo distribuyen como quieren, así aprenden a organizarse y a elegir. Los padres deben creer más en los niños, pero poniéndoles límites".

Joe Wilson confía en los alumnos de informática o de ingeniería españoles. "Está relacionado con la historia y el ADN, España es un país explorador, aventurero, ellos necesitan una oportunidad, una buena formación y apoyo para desarrollar su potencial. Hay que crear un puente mayor entre instituciones y empresas".

¿Cuáles son las áreas con más futuro? Lo tiene claro. "Primero los llamados servicios nube. Es el área que estaría por encima de la página web física, espacios que son huéspedes de servicios, por ejemplo, del correo electrónico. Y después las páginas web, la telefonía móvil, los juegos y el software para toda clase de soportes".

Wilson creó cinco empresas antes de trabajar en Microsoft. "Nadie en mi familia se hubiera creído que yo acabaría siendo entrevistado. Mi madre trabaja vendiendo donuts y lo primero que hará al leer esta entrevista es pegarla en la pared de la tienda". Es capaz de convencer al más escéptico de que el sueño americano sigue vigente. Eso sí, bastante modernizado.

Hotel Room Mate Oscar. Madrid

- Albóndigas de seitán con salsa de tomate: 5,50 euros.

- Espaguetis de albahaca con tomate y pesto de algas: 6,50.

- Ensalada de jamón de pato con mango: 13.

- Solomillo de buey con patata al pimentón y polenta: 20.

- Crema de chocolate con leche de soja y azúcar: 4,50.

- Chocolate tres texturas: 6.

Total: 55,5 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010

Más información