Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro rompe una tendencia de ocho meses al bajar en unas 24.000 personas en abril

Ocho meses después, el desempleo volvió a bajar. En concreto, el pasado abril, el paro registrado se redujo en unas 24.000 personas, según avanzaron ayer fuentes de la Administración. Con esta caída, el número total de parados inscritos en los servicios públicos de empleo queda en unos 4.142.000.

En los últimos días, el Gobierno ya había anticipado que abril iba a ser un buen mes para el empleo. Buscaba con ello contrarrestar el mal dato de la Encuesta de Población Activa (EPA), el mejor termómetro del mercado laboral, que se ha conocido esta semana y que ha situado la tasa de paro por encima del 20% por primera vez desde 1997. Una tasa que ha elevado hasta 4,6 millones el número de personas sin ocupación en los tres primeros meses este año. Ayer, sin ir más lejos, fue el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien anticipaba que abril sería un mes "bueno" para el empleo antes de que Efe difundiera el dato.

Con la filtración de ayer, es la segunda ocasión en menos de una semana que se conoce públicamente un dato relevante sobre el mercado laboral antes de lo previsto oficialmente. La EPA del primer trimestre de 2010 fue adelantada por el diario Abc el pasado miércoles por un "incidente [...] producido durante el proceso de validación" que llevó a publicar parte de esta encuesta en la web del INE durante unos minutos.

Ayer, fue el paro registrado, un dato mensual que se da a conocer el segundo día laborable del mes siguiente. Esta tradición se instaló con la llegada al poder del PSOE en 2004. Se trataba de evitar que el Gobierno de turno administrara de forma oportunista la publicación de las cifras del paro registrado.

Tradicionalmente, abril es un buen mes para el mercado laboral. La Semana Santa y el retorno del buen tiempo estimulan las contrataciones en una economía donde tienen un alto peso específico el turismo y la construcción. En los últimos 14 años sólo en los dos últimos, cuando la crisis ha arreciado, ha subido el número de parados en este mes.

También ayer, Corbacho cargó contra las entidades financieras por las pensiones que pagan a sus directivos. La pensión de 85,7 millones con la que se jubilará el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, a Corbacho le parece "sencillamente escandalosa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2010