Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cosecha histórica de aceite dispara la oferta y hunde los precios

Las nuevas plantaciones compensan la mínima pérdida por el temporal

Ni los augurios menos pesimistas se han cumplido. La cosecha de aceite de oliva de la última campaña se ha elevado a 1.347.000 toneladas, de las que el 83,22% se han recogido en Andalucía. Esa cifra supone un 32% más que el año pasado y un tercio por encima de la media del último quinquenio. En el caso de Jaén, la provincia más olivarera, se trata de la tercera cosecha de su historia. Tanto los aforos de la Consejería de Agricultura como de las cooperativas oleícolas se han visto ampliamente rebasados, al igual que ha ocurrido con las previsiones que apuntaban a una merma importante de la cosecha por los efectos del temporal del último invierno.

Finalmente, los datos de la Agencia del Aceite de Oliva han confirmado un escenario que, lejos de invitar al optimismo, no hacen más que aumentar los nubarrones que desde hace tiempo se ciernen sobre el sector oleícola. De entrada, al dispararse la oferta los productores temen que los precios en origen se hundan un poco más. La última semana las cotizaciones del aceite virgen extra estaban alrededor de 1,90 euros el kilo, lejos de los 2,20 en los que los olivareros cifran el umbral de la rentabilidad. "El exceso de oferta provocará una tendencia de precios a la baja", advierte Manuel Alfonso Torres, presidente de la Asociación Provincial de Almazaras de Jaén (APAJ).

Pero, ¿por qué han fallado todas las previsiones? En medios del sector olivarero no se oculta que detrás de los cálculos más pesimistas había una intención de regular los mercados. Es decir, lanzando el mensaje de que con menos producción habría más posibilidades de que los precios repuntaran. Así ocurrió en los aforos iniciales y, sobre todo, se intensificó cuando las organizaciones agrarias y la propia Junta de Andalucía cuantificaron hasta con un 30% las pérdidas de cosecha por el temporal. "Al final, las pérdidas han sido menores de lo que se preveía", reconoce la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, quien, no obstante, cree que las abundantes precipitaciones de los últimos meses "traerán mayores beneficios que perjuicios" a medio y largo plazo.

Los productores también admiten que las pérdidas han sido mínimas -como máximo de un 10% en algunas comarcas-, y achacan los niveles históricos de producción a las nuevas plantaciones, fundamentalmente en las zonas del Bajo Guadalquivir, en Córdoba y Sevilla. Tanto es así que estiman que se ha roto la tendencia a la baja de los últimos años en la superficie cultivable, y ya se superan ampliamente las 1.500.000 hectáreas en toda la comunidad.

"El Gobierno andaluz debe tomar cartas en el asunto y poner en marcha un plan de reconversión para el olivar tradicional, el más perjudicado por la caída de los precios. De no ser así, nos puede ocurrir lo mismo que en Valencia con la naranja, que se muera de éxito", vaticina el presidente de los almazareros de Jaén.

Cosméticos de Japón

Más de 650.000 hectáreas inundan el mar de olivos de la geografía jiennense. De esa cifra, apenas una pequeña mancha, 3.200 hectáreas, se dedican a la producción de aceite ecológico. Y eso que el precio del aceite ecológico casi duplica al obtenido por técnicas convencionales.

Casi la mitad de la producción de aceite ecológico de Jaén se localiza en la comarca de la Sierra de Segura, con la paradoja de que el aceite producido, de máxima calidad, se exporta casi en su totalidad a Japón, donde se utiliza para cosméticos. Hoy apenas son un centenar los olivareros de dos cooperativas segureñas los que se dedican al aceite ecológico, y ellos han sido los protagonistas de la octava edición de Ecoliva, la Feria del Olivar Ecológico, que durante todo el fin de semana se ha celebrado en Puente de Génave.

La consejera de la Presidencia, Mar Moreno, alertó durante la inauguración de Ecoliva de la importancia que este tipo de cultivo tendrá en la próxima Política Agraria Comunitaria en 2013. "Es nuestro deber adelantarnos a los cambios diseñando una estrategia que permita salvaguardar el futuro", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2010

Más información