Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Semana para la épica

El Barça, con el Inter a la vista, obligado a su primera remontada en la era de Guardiola - El Madrid no se rinde y, con recursos inesperados, sueña con una gesta tras un campeonato colosal

La otra Liga, la que se juegan mano a mano el Barça y el Madrid, presenta unos números marcianos. Quedan 12 puntos por disputarse, pero con los 87 que llevan los azulgrana cualquiera habría cantado ya victoria. Basta comprobar que hace una década el Deportivo fue campeón con 69; es decir, el Barça podría serlo con 30 más si suma los que restan. Y el Madrid, con 29 más. El equipo de Pellegrini ya tiene 10 más que en su entronización de hace tres temporadas con Fabio Capello y uno más que en el podio con Bernd Schuster. Incluso el megabarça de hace sólo un curso se quedó por debajo del actual: conquistó la Liga con los mismos puntos que ya contabiliza a estas alturas. El pulso entre ambos es épico. Los demás se rindieron en septiembre, algo insólito en el fútbol español, en el que abundaban los agitadores. El fútbol del Barça y la banca del Madrid los convirtieron en teloneros de tercera.

El equipo azulgrana fue fiable incluso en su única eliminación, en Sevilla

Con los puntos del Barça y el Madrid hace tiempo que cualquiera sería campeón

Mientras el Madrid, pese al azote barcelonista en Chamartín, no se rinde y al Barça, pese a los seis tronos consecutivos, no le falta el apetito, la discusión se perpetúa en medio de numerosos avatares: las venganzas arbitrales de la UEFA, el consentimiento de los colegiados nacionales con las guerrillas de los modestos, los partes médicos imprevistos y hasta los programadores televisivos. Estos, La Sexta en concreto, ha fijado el Villarreal-Barça para el próximo sábado a las 22.00, apenas 72 horas después de que el grupo de Guardiola intente la gesta ante el Inter en la Liga de Campeones. El Madrid, sin copas a la vista desde hace tiempo, recibirá el domingo a las 19.00 a Osasuna. Por suerte, en estos casos no hay cansinas teorías conspirativas que alimenten el victimismo de uno u otro bando. Fuera del campo hay muchos partidos, así es el fútbol, en el que no se declinan la lógica y el sentido común. Lo mismo da la geografía, nacional o internacional, donde la UEFA somete a los equipos a la úlcera de un volcán islandés, sean el Barça, el Lyon o el Liverpool, de maratoniana excursión por las carreteras europeas mientras sus adversarios les esperaban en sus balnearios.

Sin remedio ante tanto capricho ajeno, el Barça tiene frente a sí un reto novedoso. Por una vez en la era de Guardiola ha tenido que apelar al público, sabedor de que, además de su fútbol más exquisito, ante el Inter precisará de un toque de épica que hasta la fecha no ha necesitado. En la conjura, el equipo se ha encomendado al misticismo del Camp Nou. Está ante su primera gran remontada, como el Madrid de los ochenta o el que esprintó hace tres años en la Liga y lo intenta ahora. Hasta la fecha, el Barça de Guardiola ha sido fiable incluso en las derrotas, como la que le apeó esta temporada de la Copa del Rey tras dar una exhibición en el Sánchez Pizjuán. Será interesante auscultar a este equipo ante su mayor everest, angustiado por una derrota por dos goles de diferencia que jamás había sufrido en 20 meses. Y ante un enredador de primera como José Mourinho, que convierte este tipo de eliminatorias en una novela negra. Máxima exigencia para el Barça. Su Liga tiene un paréntesis del que puede sacar provecho el Madrid, que ha abierto el abanico: en La Romareda encontró recursos donde no los esperaba, en Raúl y Kaká, que no contaban en los primeros planos. En este Madrid todos han tenido su momento. Por eso el equipo suma como nunca y bate registros sin parar.

Sin el Barça de por medio, el Madrid habría agotado los elogios. Ahora debe esperar el resultado de esta semana de pasión para su gran adversario, un equipo que inició una aventura colosal en septiembre de 2008. En un deporte tan exigente, en el que la gloria es tan efímera, sólo el Inter y el Madrid pueden poner fin a la fábula. Está por ver un Barça épico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de abril de 2010