Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Arzobispado cambia las plazas de garaje por publicidad

La Iglesia coloca anuncios en un solar reservado a un templo

Si no se puede construir aparcamientos, al menos un poco de publicidad para sacarle alguna rentabilidad económica. A pesar del frenazo que recibió el Arzobispado hace un par de semanas por parte del Ayuntamiento, que le impidió construir unos aparcamientos en dos solares de Madrid reservados para iglesias, en uno de ellos lucen cuatro vallas de publicidad. La razón por la que la Iglesia tuvo que interrumpir la promoción y venta de las plazasse debe a que esas parcelas están en régimen de cesión gratuita por 75 años para la edificación de templos. No está permitido su uso lucrativo.

Con todo, dos anuncios de coches, uno de turismo asturiano y otro titulado Reverencia (de una campaña de arte ecuestre que tuvo lugar del 26 al 28 de marzo en la Feria de Madrid) están plantados en una parcela de 2.000 metros cuadrados entre las calles Campo de la Torre y Minerva en el distrito de Vicálvaro. Es el terreno que esperaba a la futura parroquia de la Beata Teresa de Calcuta, que también está presente en el vallado. "El Ayuntamiento se muestra incapaz de controlar el cumplimiento del convenio con el Arzobispado", critica el concejal socialista Daniel Viondi. "Si el PSOE no hubiese denunciado los negocios promovidos por el Arzobispado y consentidos por el gobierno municipal hoy tendríamos un aparcamiento irregular. Esperemos que ahora retire esas vallas ilegales que antes han sido utilizadas para la campaña contra la reforma de la Ley del Aborto y carteles electorales del PP", añade. El convenio firmado en 1997 entre el entonces alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano (PP) y el arzobispo Antonio María Rouco Varela para la regularización de fincas y cesión de suelo entre ambos sólo permite al Arzobispado en los terrenos cedidos por el Ayuntamiento la construcción de centros vinculados a la actividad parroquial y de carácter social. Según esta norma, en ese terreno de Vicálvaro sólo resistiría el cartel de la beata Teresa de Calcuta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de abril de 2010