Reportaje:31ª jornada de Liga

Una sequía sin precedentes

La política deportiva del Madrid se ha saldado con dos Ligas y una Supercopa española, tres títulos de 20 posibles, desde 2004

La derrota ante el Barça (0-2) expone al Madrid a la mayor sequía de su historia. Desde 2004 sólo ha ganado tres títulos de 20 disputados y lo más probable es que tampoco conquiste esta Liga, circunstancia que aumentaría la desproporción entre éxitos y fracasos. Los 270 millones de euros invertidos el verano pasado no han sido suficientes para reconducir la situación. Tampoco fueron bastantes los 300 millones que gastó el club en las tres campañas anteriores. El sábado los hinchas recordaron con preocupación que algo no termina de funcionar en Chamartín.

- Florentino Pérez. El madridismo parece rendido a la popular figura del presidente que ha hecho del Madrid el club más rico de Europa. Tras el clásico, la afición abandonó resignada el Bernabéu, convencida de que si Florentino Pérez no ha podido con el Barça la empresa es imposible. El presidente apenas hace apariciones públicas desde el año pasado pero detrás de su expresión neutra se esconde el único líder de un club en donde nadie -futbolistas incluidos- le hace sombra. Su filosofía parece tan grandiosa como sencilla: "En el Madrid deben jugar los mejores jugadores del mundo". Su empeño en contratar a las figuras con más prestigio es, sin embargo, difícil de relacionar con una idea futbolística determinada. Siguiendo esta línea fichó personalmente a Kaká y a Benzema y han sido precisamente estos dos hombres los que menos han encajado en el equipo. Cristiano ya había sido contratado por Ramón Calderón, el anterior presidente, en 2008. La política deportiva de Calderón fue errática y tampoco estuvo marcada por el estilo. El equipo vivió zarandeado por los desatinos de los dirigentes y jugó igual de mal que ahora, pero ganó dos Ligas, en 2007 y 2008, y una Supercopa española en 2008. Florentino Pérez no consigue un título desde la Supercopa de 2003.

La firma de grandes figuras no parte de una idea sobre cómo debe jugar el equipo
El club prevé las bajas de Raúl y Guti, y los fichajes de un lateral, Cesc y Silva

Más información

- Jorge Valdano. El director general regresó al despacho que dejó en 2004 tras la destitución del entrenador Carlos Queiroz, fichado por él para sustituir a Vicente del Bosque. Entonces, el fracaso de Queiroz se identificó con la gestión de Valdano, responsable de la política deportiva. El año pasado Florentino Pérez volvió a llamar a Valdano para que dotara de dimensión futbolística a sus ideas estratégicas. Bajo el auspicio de Valdano el Madrid firmó a Alonso, Albiol y Arbeloa, tres jugadores que han funcionado muy bien. Pero la decisión más importante de Valdano consistió en contratar al entrenador chileno Manuel Pellegrini, un hombre que nunca gozó de la simpatía presidencial. Florentino Pérez lo suele advertir: "A Pellegrini lo fichó Valdano, no yo". Descontento con el técnico, el máximo dirigente ha llegado a barajar la hipótesis de que Valdano se sentara en el banquillo. Valdano, que se resiste, ha visto cómo desde la eliminación ante el Alcorcón en la Copa su posición ha perdido solidez. Cada vez que los dirigentes hablan de contratar a Mourinho, o a Benítez, para reemplazar a Pellegrini, el director general se siente desautorizado. La relación de Valdano con Benítez se caracteriza por el desprecio mutuo.

- Manuel Pellegrini. Fue contratado para proporcionar al equipo un estilo de juego agradable, acorde con la vocación espectacular del proyecto. Al llegar dijo que el juego del Barça no es el modelo a seguir: "Al público del Bernabéu no le gusta que se den tantos toques". Inspirado en esta extraña creencia, y muy condicionado por la venta de Sneijder y Robben, dos jugadores que pidió conservar, Pellegrini ajustó la defensa y promocionó el juego directo para aprovechar las carreras de Cristiano, Kaká o Higuaín. El Madrid se convirtió en un equipo de ideas básicas, con poco toque y competitivo sólo en la Liga. La solidez defensiva, la capacidad goleadora y los puntos ganados (77) sirven para presumir de récords estadísticos pero no han valido ni para disputar la Copa al Alcorcón.

- La plantilla. El club tiene previstas cinco bajas (Raúl, Guti, Drenthe, Metzelder y Lass) y cuatro incorporaciones (un lateral zurdo, Silva, Cesc y Ribéry). Florentino Pérez cree que debe reforzar el medio campo. Que Raúl y Guti fueran puestos a jugar el clásico en la segunda mitad con la misión de resolver los problemas que no habían sabido solucionar el resto refleja tanto la rigidez mental de Pellegrini como la consistencia de la plantilla que le asignaron. Guti anunció el viernes que abandonaba el club. Raúl no volverá a jugar otro clásico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de abril de 2010.

Lo más visto en...

Top 50