Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:BALNEARIOS

Rampa de diseño hacia los castaños

La enésima reencarnación de la Casa Grande de Vilavella (Ourense) -que fue posada, tienda y cuartel de la Guardia Civil- es un alojamiento de diseño. Un hotel spa del siglo XXI en una antigua encrucijada, entre Galicia, Portugal y León, en la que se unen el Camino de Santiago, la Ruta de la Plata y la Ruta Europea de la Castaña.

A la fachada de sillares de piedra de la casa le ha crecido un moderno adosado que se abre a una finca de castaños de 8.000 metros cuadrados. "El mayor reto era salvar el desnivel que había entre la fachada y la impresionante finca de caracochas", explica el arquitecto Fernando Blanco Guerra usando el término local para los castaños más viejos. Para resolver el salto de ocho metros ideó unas cubiertas que servían de rampas transitables, es decir, paseando por el techo de las nuevas instalaciones se llega al souto (castañal). Desde el principio, el proyecto debía respetar los árboles, que en Ourense son una forma tradicional de cultivo; tanto que la castaña es la protagonista de la fiesta más popular de la provincia, el magosto, que se celebra en octubre.

HOTEL SPA DE VILAVELLA

Lugar de Vilavella, s/n. A Vilavella, A Mezquita, Ourense.

Web: www.hotelspavilavella.es. Teléfono: 988 59 42 42.

Precios: la doble, desde 90 euros con desayuno y spa incluido.

En las instalaciones ultramodernas priman las paredes curvas de hormigón y el cristal, pero hay detalles más rurales como suelos de madera y pizarra, muros que dejan la piedra vista o una enorme roca que irrumpe en el tecnológico gimnasio. "Me gusta que los materiales contemporáneos convivan con los antiguos", dice el arquitecto, "pero respetándolos y resaltándolos".

El proyecto pretende dinamizar esta zona fronteriza, rica en atractivos turísticos, pero sin demasiado desarrollo. Muy cerca hay parajes espectaculares como los parques naturales de Peña Trevinca y del lago de Sanabria o las lagunas glaciares de A Serpe y Ocelo.

Desde 90 euros

El hotel de cuatro estrellas cuenta con 26 habitaciones. Desde 90 euros la noche, la promoción de apertura incluye el circuito del spa: piscina de chorros, pediluvio, sauna mixta, sauna de vapor, fuente de hielo, duchas escocesas, zona de relax y gimnasio. Sin alojamiento, pasar la mañana o la tarde en el spa sale por 15 euros. En el restaurante, el menú ronda los 25 euros; en temporada suele incluir un plato con castañas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de abril de 2010