Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Vuelta de los cuartos de final

"Es un futbolista de PlayStation"

Wenger ensalza al astro argentino al tiempo que sus compañeros se deshacen en elogios

Messi no se acaba. Corre que se las pela, quiebra rivales con la cadera, sale airoso de cuantos enfrentamientos propone y marca goles como churros. Lo padeció el Arsenal, que bajó los brazos al tiempo que Leo apretó el acelerador. Al acabar el encuentro, Messi reclamó con una sonrisa de oreja a oreja la pelota con estrellas, propia de la Champions. "La verdad es que ésta me faltaba. De la Liga tengo dos, tres o cuatro... ¡No lo sé!", reconoció con cierta picardía el 10 azulgrana. Sobre el césped, sus compañeros se le acercaban para felicitarle y tocarlo, como si comprobaran que realmente era de carne y hueso. Arsène Wenger no lo tiene del todo claro. "Es un futbolista de PlayStation", convino con resignación.

Más información
La prensa mundial se rinde a Messi, el "pequeño maestro"
Xavi: "Este equipo es una pasada"
Maradona: "Messi puede terminar con la polémica Maradona-Pelé"
El Lyon sobrevive en Burdeos

Del mismo modo que los rivales conceden la superioridad del Barça, también admiten que Messi es único. "Leo es increíble, el mejor del mundo. No se puede decir nada más porque está por encima de todos", señaló Almunia, que recogió por cuatro veces el balón que el argentino le coló en su portería. Xavi, uno de los capitanes del Barça y emblema del club, advirtió la trascendencia de Messi. "Es el número uno; un jugador que sale cada 30 años. Hay que cuidarlo porque el futuro del club depende mucho de lo que haga", aseguró. Messi se encogió de hombros. "La gente siempre me trató muy bien...Pero lo importante es que el equipo ganó. Hay que seguir trabajando", indicó sin darse por aludido. Pero Wenger, quizá martirizado, retomó el hilo: "El Barça es más que Messi, pero hay pocos jugadores capaces de hacer lo que él hace porque marca las diferencias". Y Guardiola, reacio a destacar a uno sobre el grupo, cedió: "Ha estado brillante y decisivo. Se lo merece por ese amor que tiene al juego, por ese poco deseo de aparecer en los medios. Es un buen ejemplo para los chicos pequeños. No imitarlo porque es irrepetible, pero sí por cómo se comporta".

Pinto retó a Messi al principio de la temporada. "¿A que no hace más goles que el año pasado?", le incitó. Messi aceptó el pulso y ya lo ha vencido. "Llevo 39 goles..." -por 38 del pasado curso-, se sonrojó; "pero hoy me tocó marcar a mí, el otro a Ibra, otras veces a Pedro. Somos un equipo". Un equipo que se pone a sus pies. "¡Ya la ha vuelto a liar!", se divirtió Pedro. "Ha sido la perfección. No tengo palabras", intercedió Valdés. "Es constante e inconformista, un genio estelar", remarcó Joan Laporta, presidente azulgrana. Y Leo siguió erre que erre. "Lo importante es el grupo".

A la comparación de Wenger con un jugador de PlayStation se sumó todo el mundo. "Estamos de acuerdo porque cada día sorprende con algo nuevo. Pero hay que manejarlo bien. Es un gustazo", subrayó Alves. "No sé que Play tiene Leo, pero es una buena definición. Lo que pasa es que ser tan decisivo a este nivel siempre sorprende", indicó Guardiola. Y remató: "Lo bueno es que mañana se levantará y buscará el cariño de los suyos, de su familia y sus compañeros, y no querrá nada más. Eso es lo que lo hace tan querido". Messi recogió el testigo: "Tengo la suerte de estar en un vestuario muy bueno y que me quiere mucho. Pero espero seguir mejorando".

Guardiola parece haber dado con la tecla al situar al 10 en el centro, como enlace entre los extremos o el delantero y los centrocampistas. "En medio tengo más contacto con la pelota porque juego cerca de Xavi, Andrés... que son los que tienen el balón", aceptó Messi, que también tiró flores a sus compañeros: "Cuando se ponen Xavi, Busi, Iniesta... es un gusto verlos jugar tan cortito y rápido". Pero Valdés aclaró los conceptos: "Siempre intentamos tocar la pelota, con jugadas colectivas. Aunque la definición la pone el crack". Y Xavi se deshizo de nuevo en elogios sobre su amigo: "Es el mejor del mundo porque siempre marca las diferencias. ¡Y encima está al servicio del equipo! Tiene hasta humildad. Disfruto mucho jugando a su lado".

Messi ya piensa en el Madrid -"Repetir esto en el Bernabéu es difícil", aseguró- pero no se olvida de lo principal: "Hay que trabajar para seguir así. Estoy más allá de las comparaciones con Cristiano Ronaldo. Pensemos en el equipo. Tenemos la suerte de seguir en Champions y hay que pensar en el grupo". Alves lo tiene claro: "Es sobrenatural". Y Márquez expresa el deseo del equipo: "Ojalá se mantenga así durante mucho tiempo porque es el mejor". Messi responde: "Mi reto es seguir así, haciendo cosas buenas para el equipo".

Messi marca el tercer gol de vaselina
Messi marca el tercer gol de vaselinaAFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS