El Xacobeo no consigue relanzar la ocupación hotelera en Semana Santa

El mal tiempo y la crisis económica contrarrestan el efecto del Año Santo

Los hoteleros gallegos no sacan ojo a la Semana Santa. Tras un comienzo de 2010 que no cumplió con las expectativas de un Año Santo, esperaban que los niveles de ocupación se recuperasen en los festivos de esta semana. Pero el efecto Xacobeo no ha podido con las lluvias y la crisis, según reflejan los datos de reservas. Los hosteleros manejaban el pasado jueves unas previsiones de ocupación del 62% de media en Galicia, un 5% por encima del pasado año, sin embargo, el presidente de la Confederación de Empresarios de Hostelería de Galicia (Cehosga), Héctor Cañete, reconoce que, a pesar de que "la expectativa inicial era buena, el tiempo no está acompañando".

En el epicentro del Xacobeo, en Santiago, los hoteles registran "la misma ocupación que otros años" para los días festivos. El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Santiago, José Antonio Liñares, la sitúa entre un 80% y un 85%, "como en un año normal" y "por debajo" de otros xacobeos. Además, por culpa de la climatología, no hay reservas de última hora y sí cancelaciones. "Teníamos más expectativas para Semana Santa", admite. Liñares sostiene, sin embargo, que el tirón del Año Santo "está compensando el contexto de crisis económica". Con él coincide también Cañete, que circunscribe el efecto Xacobeo a la capital gallega y a comarcas de influencia del Camino, "con zonas de entre un 80% y un 90%" de ocupación según las reservas.

La reservas están al 62% de media en la Comunidad, un 5% más que en 2009

"Todo el turismo que viene a Galicia va a Santiago, pero no todo se queda allí", recita el presidente de la Asociación de Empresas de Hospedaje de Pontevedra, José Manuel Barbosa. Por eso, en el Sur intentan vender su "joyita", las Rías Baixas, a los turistas que apuestan por el Xaobeo. En Pontevedra están contentos a pesar de que la ocupación va a rondar el 50% porque 2009 fue "el peor en 30 años". Según los datos de Cehosga, la provincia encabeza las reservas para Semana Santa, con un 71%, pero es también "la más frágil" porque "está muy condicionada por la meteorología".

Ajenas al Xacobeo están las localidades de Ferrol y Viveiro. Las procesiones de Semana Santa son las que tiran del turismo, que se nota, y bien, en la ciudad coruñesa, que es, con Santiago, la zona de la provincia con mejor nivel de reservas y alcanza "picos del 100%", explica Cañete. En Lugo, sin embargo, la ocupación es peor que en años anteriores y en la zona de A Mariña se queda en un 53%, la más alta de toda la provincia. El secretario de la asociación de hosteleros, Jacobo García, define la situación, que achaca al clima y a la crisis, en una palabra: "Fatal". Frente al 60%-70% de años anteriores, la media está este año en un 43% de reservas. El turismo rural es el más afectado, ya que con el mal tiempo no se ofertan actividades complementarias, casi todas al aire libre. "Muy flojita" está también Ourense, por debajo del 50%. En la provincia lo único que triunfan son los balnearios, que tienen oferta bajo techo, y alcanzan incluso el 80%.

Los peregrinos que lleguen esta Semana Santa a Compostela estrenarán las medidas de seguridad de la Catedral. Desde hoy se controlará su aforo, habrá un circuito para moverse por dentro y se prohibirá el acceso con mochilas. Además, la única puerta por la que se podrá entrar será de la Praza de Praterías, mientras que la Porta Santa se podrá usar únicamente para ir a abrazar al Apóstol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de abril de 2010.