Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La Biblia, al aparato

"¡La Biblia en verso!", solía decirse para encarecer una tarea compleja y de gran alcance. Hubo intentos de llevarla efectivamente a cabo, como el de Ignacio de Luzán, por suerte inédito. Véase Babel: "Quando a los aires se eleva / la torre, Dios enojado / de los hombres el lenguaje / confunde en sonidos varios".

Pues bien: en verso no, pero en cómic -y ya antes del sorprendente Génesis de Robert Crumb- han salido muchas veces a la luz los libros sagrados. Tras las traducciones, las versiones en lenguaje simple y las adaptaciones para niños, llegó el deseo de trasponer el Libro al medio del siglo XX (y, por lo que parece, también del XXI): los cómics.

Dibujada por Picanyol, la editorial BCNmultimedia acaba de editar una Biblia de los niños. Lo curioso es que aparte de venderse en papel, tiene una versión digital. Y es para un teléfono de los avanzados: el iPhone. Aparecida en siete lenguas, la primera entrega, gratuita -como es frecuente en el medio digital-, se ha colocado entre los libros más descargados no sólo en España, sino también en Alemania, Estados Unidos o Francia.

La verdad es que el iPhone ha sido una gran sorpresa para la edición. Este polífono (más que teléfono) está dotado de una pantalla pequeña pero de buena resolución, en principio pensada para fotos, Youtubes, portadas de álbumes musicales, y cosas así. Pero periódicos, revistas y libros han acabado aterrizando en un aparato donde, por cierto, se lee sorprendentemente bien. Desde septiembre pasado, las descargas de libros han superado a las de cualquier otra aplicación (juegos, programas, etcétera). ¿Pero los cómics...? Ese género gráfico en el que intervienen la puesta en página, el color, el juego con las viñetas y los bocadillos de texto, ¿en una pantallita?...

Los cómics están teniendo también un éxito creciente en el iPhone. Los grandes relatos gráficos de hoy y de ayer, como los de Marvel, se pueden leer en unas aplicaciones especiales (ComiXology, iVerse, Ave!Comics...) que sacan un partido asombroso del soporte. Los programas hacen todo un trabajo de presentación: zooms dramáticos sobre las páginas y sus detalles, movimientos que recorren las imágenes panorámicas, zonas que se ocultan para resaltar otras... ¡Estos cómics en pantalla han requerido de todo un realizador!

La lectura discurre en suaves barridos y aproximaciones a imágenes y textos a demanda sucesiva del lector, o al tempo que éste marque... En la pantalla del móvil está surgiendo un nuevo negocio: los cómics se venden por entregas a precios que oscilan entre 0,6 y 4 euros. De esta forma sus editores perciben al final más que por la venta de la obra en papel.

Mientras en el metro leo o miro o recorro estas obras (ya se trate de la Biblia o de Hunter Killer) me vienen dos pensamientos a la cabeza. Primero: ¡qué habilidad la de Apple abriendo su aparato a cualquier tipo de productos, incluso aquellos en los que no había pensado nadie! Cierto que ejerce un control férreo de lo que se introduzca en el aparato, porque todo debe pasar por su tienda en línea.

Y segundo (mientras doy un golpecito en la pantalla y el detalle del rifle al sol se va alejando hasta verse todo el desfiladero dominado por el centinela al acecho, y luego se acerca el bocadillo con sus pensamientos): tal vez estemos aquí en los umbrales de un género inédito, el relato gráfico con propiedades cinemáticas. Una forma novedosa de "leer" los cómics del pasado o imaginar las obras del futuro que combinarán, en dispositivos portátiles, imágenes, texto, movimientos, sonido, interactividades... La Biblia en verso...

José Antonio Millán (Madrid, 1954. http://jamillan.com) escribe sobre nuevas formas de edición y lectura en Librosybitios.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 2010