Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bengoa abre la puerta a moderar los sueldos en Osakidetza para hacer frente a la crisis

Las arcas sanitarias vascas se hallan en una situación económica "aceptable", pero el consejero Rafael Bengoa precisó ayer que ello "no quiere decir que no haya que tomar en Euskadi decisiones muy fuertes y muy importantes en cuanto a moderación de salarios".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, el consejero dejó la puerta abierta a la contención salarial, en pleno comienzo de la negociación del convenio colectivo de Osakidetza. Tras la primera reunión celebrada a finales de febrero, la mesa sectorial se encuentra a la espera de que se resuelvan las alegaciones presentadas por CCOO y UGT en su constitución. Antes de comenzar la negociación, el responsable de Recursos Humanos de Osakidetza, Esteban Ruiz, advirtió del escaso margen de maniobra del departamento a la hora de ampliar los complementos salariales, el punto clave de la negociación, según los sindicatos.

Bengoa mostró ayer su convicción de que, explicando bien el contexto se podrá "controlar la situación", en referencia a las posibles reacciones de las centrales. Y es que, a pesar de ser el departamento con el mayor presupuesto del Gobierno (3.525.6 millones de euros, el 34,2% del total), "habría un retroceso" si no se empezase "a tomar decisiones con esta presión brutal financiera".

Pese a ello, el titular de Sanidad, destacó que en Euskadi no ocurrirá como en Navarra, donde se suspendieron los contratos de sustituciones por falta de dinero. "El Gobierno se ha endeudado, precisamente, para mantener servicios sociales, educación y sanidad", enfatizó.

La opción de moderar los salarios se podría sumar, de este modo, a otras acciones como las aprobadas el jueves en el Consejo Interterritorial de Salud. En esta cita, los consejeros de Sanidad y la ministra, Trinidad Jiménez, aprobaron medidas para reducir el gasto en medicinas, con medidas como la centralización de las compras, que reducirán el gasto total nacional en 1.500 millones de euros anuales. En Euskadi, el ahorro se situaría entre los 80 y los 90 millones, apuntó Bengoa.

El consejero no confirmó que Euskadi vaya a sumarse a esa centralización nacional, ya que hace seis meses que Osakidetza comenzó a centralizar las compras para contener su gasto. A estas medidas, se añade la reforma estructural necesaria para adaptar el sistema sanitario a los enfermos crónicos, que suponen el 70% del gasto debido a que el sistema está preparado para enfermos agudos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 2010