Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quintás dimite como presidente de las cajas tras un tenso consejo

Fainé toma el relevo de forma interina hasta la próxima reunión, el 20 de abril

El presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, presentó ayer su dimisión al consejo de la patronal de las cajas de ahorros en el transcurso de una tensa reunión celebrada en Sevilla, en la que se pretendía elegir a su sustituto. Tras varias horas de debate, el consejo decidió no realizar la votación, como había defendido el presidente de las cajas, que tenía la intención de que se eligiera a Amado Franco, presidente de Ibercaja, como su sucesor.

Durante el debate, en varias ocasiones, Braulio Medel, presidente de Unicaja, sugirió que la conveniencia de la salida de Quintás. En opinión de Medel, antes de elegir a un nuevo presidente había que contar con la dimisión del anterior, puesto que el cargo de Quintás no se agota hasta el próximo 13 de mayo.

El Gobierno cree que un tercio de las cajas podrían tener baja solvencia

Quintás, que había sufrido un duro revés, comentó en voz alta que si los presentes consideraban que su marcha allanaría el camino al consenso para su sucesor, dejaría el cargo. Los presentes mantuvieron un silencio con el que Quintás entendió que debía marcharse, según fuentes cercanas al presidente.

Sin embargo, otros presentes afirman que tras su anuncio de retirada, se le dijo que podía seguir hasta el próximo consejo y Quintás se quedó callado. Al finalizar el consejo, en la rueda de prensa, Quintás no dijo nada de su dimisión. Ante esta situación, algunos presidentes entendieron que se mantenía en su puesto. La sorpresa saltó a media tarde, cuando de manera extraoficial se supo que Quintás daba por finalizado su mandato en la CECA.

El vicepresidente primero de la CECA, Isidro Fainé, presidente a su vez de La Caixa, asume desde ayer de forma provisional las labores representativas de la presidencia de la patronal de las cajas. No obstante, fuentes de la CECA aclararon que José Antonio Olavarrieta, director general, queda como primer ejecutivo.

Fainé y el presidente de Ibercaja, Amado Franco, eran la pareja de candidatos existentes hasta ayer. El consejo de la CECA elegirá el 20 de abril a su nuevo presidente -presumiblemente Fainé, aunque otras fuentes apuestan por Braulio Medel-, en una reunión monográfica y extraordinaria.

Franco era el teórico candidato de consenso ya que contó con el apoyo de la mayoría de las cajas. Sin embargo, hace unos días, el Gobierno pidió a Fainé que presidiera la CECA para pilotar una profunda transformación del sector. Franco, aunque no tiene militancia política, está considerado un hombre cercano al ex diputado del PP, Manuel Pizarro. El Ejecutivo ha logrado que PP, CiU y PNV se agrupen alrededor de Fainé, pero éste condiciona su presidencia a que exista unanimidad.

Tras el consejo, Quintás no dio explicaciones su dimisión y se limitó a decir que había sido "una de las dos o tres reuniones que con más satisfacción" había mantenido. Entre los intervinientes a favor de que se votara ayer la elección estaban la caja balear SaNostra, Caja Rioja, Caja Navarra, Ibercaja y Caja Ávila, además de Quintás y Olavarrieta. Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid, estaba a favor del aplazamiento, junto a Bancaja y Caja Cantabria y la mayoría del resto de entidades, según fuentes del consejo de CECA.

Por otra parte, Elena Salgado, vicepresidente y ministra de Economía, dijo que la reestructuración del sistema financiero no está afectando al crédito, ya que sólo un tercio de las entidades podría tener problemas de solvencia, y de este total, las dos terceras partes ya están inmersas en procesos de integración. Matizó que hay seis proyectos de integración "muy maduros".

Salgado recordó en el Congreso de los Diputados que en todos esos procesos de integración se mezclan entidades sanas con entidades que prevén problemas en el horizonte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de marzo de 2010