Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Vuelta de los octavos de final

Estado de alerta en el Camp Nou

El Barça aguarda hoy al Stuttgart con la guardia alta y la consigna de no especular

Advertido por amigos y enemigos, el Barcelona aguarda hoy al Stuttgart con la guardia alta en la Liga de Campeones. No olvida el barcelonismo que el Madrid cayó eliminado la semana pasada por el Lyon y que el equipo alemán no sólo permanece invicto en el torneo, sino que su última derrota en cancha ajena ocurrió en su visita al Camp Nou en 2007. Hay un detalle más que invita a la precaución azulgrana: cuatro de los últimos cinco campeones -todos menos el Manchester United- han sido eliminados en los octavos. Ni el 1-1 de la ida ni el detalle de haber ganado los ocho encuentros jugados ante rivales alemanes en su estadio atenúa el recelo de un Barça programado a corto plazo, partido a partido, nada de grandilocuencia.

Guardiola recupera a Ibrahimovic, Puyol y Keita ante un rival invicto en cancha ajena

"Sería una falta de respeto hacia el Stuttgart pensar en el Bernabéu", replicó ayer Busquets cuando se le preguntó si el objetivo es la final del día 22 en el estadio del Madrid; "habrá que jugar bien frente a los alemanes: hay que estar juntos, presionar muy arriba y crear ocasiones". Pep Guardiola recogió el guante: "Se puede perder o ganar, pero si se subestima al rival será imposible pasar. Nunca lo hemos hecho ni lo haremos". Y, siempre ambicioso, añadió: "Si especulamos por el 1-1, nos quedaremos fuera. Aquí siempre se sale a atacar, a crear oportunidades, a que el adversario no tenga la pelota. Jugando como lo hicimos en la primera parte ante el Valencia, no es que fuéramos a perder el partido, sino que íbamos a perder la Liga".

Al Barcelona le ha faltado últimamente continuidad en el juego. A menudo, ha abusado de la conducción, un defecto fácilmente apreciable porque cuando está fino juega a la velocidad de vértigo. También ha echado de menos a jugadores fuertes como Abidal y Keita y profundos como Henry. El francés tuvo una excelente actuación el pasado domingo y puede ser un delantero capital para combatir la defensa en línea del Stuttgart. Por su parte, Keita ha sido convocado para hoy a pesar de que aún no tiene el alta médica. También se espera el regreso del capitán, Puyol, y del delantero centro Ibrahimovic, autor del gol en Alemania.

Aunque Guardiola va recuperando efectivos, el protagonismo ha recaído en Messi al punto de que por momentos parece que vuelve a jugar el Messi FC más que el FC Barcelona. La duda está precisamente en saber qué lugar del campo ocupará La Pulga. El argentino está en racha: ha marcado los últimos seis goles del equipo y suma 29 en 36 partidos (la temporada pasada, 38).

El goleador del Stuttgart es Cacau, un delantero que ha recuperado la titularidad después de marcar cuatro tantos al Colonia (5-1). Desde el punto de vista azulgrana, sin embargo, la figura es Hleb, cedido precisamente por el Barça. También el técnico, Christian Gross, es conocido en el Camp Nou porque el curso pasado entrenaba al Basilea cuando el equipo suizo empató (1-1). Gross pareció haber escuchado a Guardiola antes de hablar: "No hay que tener miedo. La clave es ser intensos y eficaces. Hay que rematar mejor de lo que hicimos en nuestro campo".

El partido tiene tanta miga que Guardiola no acudió a recoger el galardón de catalán del año que ayer le concedió El Periódico. Ni tampoco quiso referirse al conflicto arbitral. "El encuentro es demasiado importante para distraernos", respondió ante el reto de que el Barcelona alcance por tercera vez consecutiva los cuartos de final de la Copa de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 2010