El TSJA anula el despido de un trabajador que agredió a su jefe

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ve improcedente el despido de un empleado de una inmobiliaria de Granada que al percatarse de que iba a ser despedido insultó y agredió a su jefe, al que empujó en varias ocasiones y contra el que lanzó patadas de kárate al aire.

El alto tribunal confirma así una sentencia previa de un juzgado de lo Social de la capital granadina, que consideró que la actitud del trabajador, directivo de la empresa, "no reviste la gravedad exigible para constituir causa de despido" porque hay que "conectar" las expresiones que utilizó con "la situación y el contexto en los que se encontraba".

Los hechos se remontan a julio de 2007, cuando el empleado fue a recoger de manos de su jefe una carta de despido en la que se alegaba que había disminuido su rendimiento laboral. Entonces él, "visiblemente alterado", elevó la voz, se encaró con su jefe al que llegó a empujar hasta que perdió el equilibrio, le insultó y amenazó y contra el que lanzó varias patadas de kárate que no llegaron a darle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de marzo de 2010.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50