Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Autogestión en Tabacalera

Varios colectivos de Lavapiés intentan montar un centro cultural alternativo en el antiguo edificio de la empresa en la plaza de Embajadores

El edificio de la antigua Tabacalera, en la glorieta de Embajadores de Madrid, está a la espera de albergar el futuro Centro Nacional de Artes Visuales. Aunque de momento ha sido ocupado por unos inquilinos que esperan sacarle rendimiento antes de que empiecen las obras.

Varios colectivos del barrio de Lavapiés, agrupados bajo el nombre La Tabacalera.net, convocaron ayer por la tarde una asamblea para decidir qué usos sociales y culturales se pueden dar al edificio hasta que comience la rehabilitación. La arquitecta Fuensanta Nieto, del estudio Nieto & Sobejano, que ganó la adjudicación de la obra por concurso, dijo ayer a este diario que calcula un año de espera hasta que las obras se pongan en marcha.

El inmueble albergará el futuro Centro Nacional de Artes Visuales

Los promotores dicen que cuentan con el visto bueno de Cultura

David Rodríguez, uno de los promotores vecinales, aseguró, mientras esperaba en la puerta que la gente fuera llegando, que cuentan con el beneplácito del Ministerio de Cultura (órgano del que depende el edificio) para su uso temporal, lo que también confirman fuentes cercanas al centro.

El antiguo edificio de Tabacalera lleva cerrado unos 10 años. La dirección de Bellas Artes del ministerio, que utiliza uno de los espacios para montar exposiciones, invitó a este colectivo a realizar una muestra, según explicó Rodríguez. "Pero preferimos entonces, hace unos cuatro años, montar las jornadas Tabacalera debate, donde se planteó la posibilidad de que el edificio se utilizara para centro público. Y en esto estamos ahora".

Ayer unas 40 personas lograban entrar por una de las puertas, férreamente controlada por un miembro del colectivo que pedía el DNI a los que participaban por primera vez e invitaba a salir a los ajenos al barrio. "Hoy no, otro día ya os dejaremos entrar", argumentaba.

Para el colectivo vecinal este tiempo de espera es oro. "Lo que queremos hacer es un centro autogestionado, que la gente sea quien decida primero el uso y después los contenidos", dijo Rodríguez. "Que los usuarios tengan el poder, que no sean ni los programadores ni los centros culturales los que decidan, sino que los vecinos auto organizados sean quienes gestionen los recursos".

"Queremos montar algo parecido a lo que se dio en el El Patio Maravillas y El Laboratorio", afirmaba Rodríguez. Ahora están en la fase de la constitución de grupos de trabajo "y en que el Ministerio de Cultura deje entrar al público", decían ayer. De momento, les vale, dicen, el edificio, que tiene agua y luz para reunirse (y mucho frío acumulado en un edificio de finales del XVIII con espacios de grandes dimensiones). "La cultura en España está mediatizada por la política, por las administraciones y suelen hacer cultura-espectáculo, no de la calle. Nosotros lo que queremos es hacer una cultura abierta y compartida", defendía Rodríguez. Las propuestas concretas se decidirán en asamblea. De momento, este responsable de La Tabacalera.net aventuraba "una verbena para la gente mayor o montar un teatro".

El edificio de la antigua Tabacalera de Madrid ha tenido en los últimos años una historia accidentada. Tras la adjudicación por concurso al estudio de Nieto y Sobejano del proyecto de rehabilitación y ser presentado a los medios de comunicación, el Consejo Superior de Arquitectos de España impugnó dicha adjudicación. Cultura dio marcha atrás y convocó otro concurso. Las obras recayeron de nuevo en el mismo estudio de arquitectura. La demora ha supuesto más de dos años. Con razón los nuevos inquilinos temporales dicen ahora que su tiempo vale mucho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010