Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:ATLÉTICO 1 - OSASUNA 0

Golpe genial de Jurado

Un golazo del volante castiga a Osasuna y premia a un Atlético sin Simão durante media hora

Una maravilla de Jurado, un peso pluma con alma de artista que esconde toneladas de imaginación en un cuerpo de cristal, rescató a un Atlético muy limitado por la falta de gasolina y la expulsión de Simão, con 30 minutos por delante, del asedio al que le sometió un Osasuna sin instinto asesino. El cuadro navarro, bien plantado pero muy conformista, se dejó ir con el viento a favor ante un Atlético que volvió a dar lo mejor de sí mismo camino del patíbulo, con Agüero fundido y Forlán, que acumula más kilómetros que un maratoniano, siguiendo la partida desde el banquillo.

Briosa pero desafortunada cuando tocaba encarar la portería de Ricardo, la escuadra del Manzanares se encalló sin los recursos de Tiago. Apenas han pasado dos meses desde su llegada en el mercado de invierno y el centrocampista portugués se ha ganado el estrellato. El cuadro de Quique Flores volvió a añorar sus argumentos futbolísticos frente a un rival que se confió delante de un conjunto impredecible. Así es el Atlético, que ya no es la metralleta que era, pero que también ha dejado de tener una defensa de plastilina. Los arabescos de Masoud no descubrieron las vergüenzas de una última línea cada día más competente y que no concede los regalos que solía. Con Domínguez aportando la serenidad que a Perea le faltaba, el Atlético ganó el triunfo desde atrás, con una zaga sin fisuras que anuló a Pandiani y respondió por una delantera que no da para más, con Forlán desaparecido y sin el olfato de Agüero por más que se empeñe.

ATLÉTICO 1 - OSASUNA 0

Atlético: De Gea; Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López; Simão, Assunção, Raúl García, Jurado (Camacho, m. 89); Forlán (Ibrahima, m. 61) y Agüero (Valera, m. 82). No utilizados: Asenjo; Juanito, Cabrera y Salvio.

Osasuna: Ricardo; Azpilicueta, Sergio (Josetxo, m. 46), Miguel Flaño (Calleja, m. 83), Monreal; Vadocz, Nekouman; Juanfran, Masoud (Galán, m. 76), Camuñas; y Pandiani. No utilizados: Roberto; Echaide, Puñal y Rúper.

Gol: 1-0. M. 78. Jurado, con un suave disparo a la escuadra desde el borde del área.

Árbitro: Ayza Gámez. Expulsó por dos tarjetas amarillas a Simão (m. 57). También amonestó a Perea, Agüero, Juanfran, Nekouman, Azpilicueta y Vadocz.

Unos 40.000 espectadores en el Calderón.

El cuadro de Camacho, con el viento a favor, pagó su exceso de confianza

El equipo navarro asedió al madrileño, pero careció de instinto asesino

La pérdida de pegada de sus figuras, unidas a las ausencias de Tiago y Reyes, palabras mayores en un equipo sin fondo de armario, limitaron el ataque del Atlético, que añoró a su extremo más desequilibrante. A cambio, Jurado le dio aire por el costado izquierdo. El volante empezó y terminó como un tiro. Hasta la alharaca final, más o menos cuando su cuerpo dijo basta, fue el rojiblanco más desequilibrante, probando los reflejos de Ricardo, mezclando con los puntas y mejorando la creación de Raúl García.

Apagado como contra el Sporting de Lisboa, el organizador navarro tampoco se salió ante el equipo que le vio crecer y perdió la comparación con Nekouman. Escondido en la primera parte, el iraní, que tiene tomada la medida al Atlético y tuvo mucho más la posesión del cuero, dirigió la marabunta que siguió a la expulsión de Simão. Justito de físico, el ala luso, que apenas dio guerra a un Azpilicueta crecido, se ganó la segunda tarjeta amarilla en una acción en principio intrascendente que cambió radicalmente la película.

Faltaba media hora y la salida de Simão desató a Osasuna, que adelantó sus filas y se fue decidido a por los puntos. Un remate de Juanfran, que De Gea detuvo con ciertos apuros, abrió las hostilidades. También lo hizo Vadocz en un remate lejano que volvió a poner a prueba al portero. Cómodos a los mandos, con el Atlético cada vez más arrinconado contra la pared, los pupilos de Camacho se lanzaron al asalto, en el que Josetxo también se topó con el crío que ha quitado el sueño a Asenjo.

Quique Flores trató de cortar la hemorragia dando carrete a Ibrahima. Más preparado genéticamente que Forlán para el fútbol de trincheras, el senegalés obligó a retroceder los metros suficientes a Osasuna para que Jurado, en un último chispazo, viera a Ricardo muy adelantado y colocara la pelota por toda la escuadra con un golpeo extraordinario. Su genialidad, que deja los puestos de la Liga de Campeones todavía a 10 puntos en el horizonte, compensó las fatigas de un Atlético que no sabe ganar en mayoría pero se mueve en su salsa con el agua al cuello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010